Sareb cerró la primera mitad del año con una cifra de ingresos de 1.710 millones de euros, lo que supone una mejora del 21% respecto al mismo período de 2016, según los datos provisionales de cierre del primer semestre.

El impulso comercial dado a través de las campañas y la gestión activa de la cartera de préstamos, junto a la recuperación que registra el mercado inmobiliario español, explican esta mejora de negocio, básicamente concentrada en el aumento de los ingresos derivados de la gestión y venta de inmuebles, que reportaron a la compañía más de 535 millones de euros, en torno al 40% más que el mismo periodo del año anterior.

Los ingresos de la gestión de la cartera de préstamos al promotor, asumidos por Sareb de las entidades financieras sometidas a ayudas públicas y reestructuración, crecieron cerca del 13% y se mantuvieron como la principal fuente de generación de ingresos, 1.165 millones de euros al cierre de junio. Adicionalmente, la compañía obtuvo otros ingresos por 10 millones de euros.

La mejora del negocio inmobiliario y el impulso de las campañas comerciales se tradujeron en un incremento de en torno al 70% en el número de unidades vendidas durante la primera mitad del año, unos 9.740 activos inmobiliarios, según los datos provisionales de cierre del semestre.

Para Sareb, “especialmente positivos” fueron los resultados de la colaboración con los acreditados, los conocidos como Planes de Dinamización de Ventas (PDV). Fruto de estos acuerdos y de la liquidación de colaterales de los préstamos, la compañía facilitó la venta de 4.180 unidades desde el balance del promotor, alrededor del 75% más que en el mismo semestre de 2016.

Entre enero y junio, la desinversión de inmuebles propios de Sareb creció un 68%, hasta las 5.560 unidades. De estas unidades cerca de dos tercios fueron activos residenciales. Por su parte, las operaciones de suelo se saldaron con la venta de 550 unidades, según los datos provisionales.