Desde Funddatec, como socios de Pacto Mundial de Naciones Unidas, somos conscientes de lo que el concepto Smart Agro está significando con la aplicación de las tecnologías innovadoras en el sector agro-ganadero, mejoras en la producción, sostenibilidad, mejora de las condiciones de trabajo y, aparejado a esto, una mejora a la consideración profesional de las personas que se dedican a estos menesteres y la posibilidad de acortar la distancia que existe entre un ciudadano del campo versus el de un núcleo urbano.

Paralelamente, y según las conclusiones del informe de la Asamblea Anual de Pacto Mundial, conocemos la relevancia que para el cumplimiento de algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible tiene el seguir avanzando en esta línea y enfatizar el esfuerzo por parte de todas las instancias para que el entorno rural sea un espacio digno y apreciable para las personas y, de este modo, evitar el éxodo hacia las urbes y minimizar el desastre que a nivel humano y de sostenibilidad del planeta está significando este movimiento migratorio.

En los estudios previos de nuestro programa Nuevo Empleo para la Economía Digital (NEED) detectamos que va a ser necesaria formación de manera inmediata en las tecnologías aplicadas a la producción agrícola y ganadera. Por lógica, los expertos que deberán aplicar el uso de los dispositivos de Internet de las Cosas, manejar los drones, utilizar el riego eficiente y las energías limpias, pueden, y deben ser, habitantes de zonas rurales, dando así una posibilidad a la fijación de la población juvenil del campo en tareas que cuadren más con sus expectativas de futuro.

Para darle un giro al éxodo rural y asentar la población en sus entornos, es necesario continuar en el camino de la aplicación de las tecnologías y, paralelamente, impulsar un cambio social imprescindible para la mejora de sus habitantes. Programas de formación online con las nuevas técnicas disponibles pueden conseguir que, en poco tiempo, se rompa la barrera del conocimiento en las zonas rurales, materias hay para ello. El resto de efectos que hacen “más atractivo” vivir en una ciudad, con unas buenas infraestructuras tanto físicas como de comunicaciones, en poco tiempo pasarán a la historia.

 

Antonio Retamero

Presidente de Funddatec

 

Artículo incluido en el número de octubre de Agenda de la Empresa