Este domingo se cumplen diez años de la puesta en servicio del AVE Madrid-Málaga tras la finalización de las obras de la Línea de Alta Velocidad Córdoba-Málaga.

A lo largo de esta década, 20,5 millones de viajeros han utilizado alguno de los más de 75.000 trenes que han circulado entre Madrid y la capital de la Costa del Sol desde entonces.

Renfe comenzó a prestar este servicio el 24 de diciembre de 2007 y, de forma progresiva, ha ido incorporando nuevos viajeros a la relación. A escasos días de concluir 2017, la estimación es que el ejercicio se cierre con más de 2.442.000 usuarios, un 3,8% más respecto a los datos de 2016.

La mayor parte de los viajeros (73%) utiliza este servicio para desplazarse punto a punto, es decir, entre Málaga y Madrid (en cualquiera de los dos sentidos).