La riqueza financiera neta de los hogares e instituciones sin ánimo de lucro (ISFLSH), que se obtiene deduciendo los pasivos de los activos financieros totales, se situó en 1,37 billones de euros al final del cuarto trimestre de 2017, un 3,8% superior a la observada un año antes.

Según los datos publicados por el Banco de España, en relación con el PIB, los activos financieros netos representaron el 118%, ratio que es 0,3 puntos porcentuales (pp) inferior a la de finales de 2016.

La deuda bruta de las sociedades no financieras y de los hogares e ISFLSH alcanzó 1,84 billones al final del cuarto trimestre de 2017, un 158,1% del PIB, 8,6 pp por debajo de la ratio registrada en 2016.