Los ingresos por servicio de Vodafone España correspondientes a su último año fiscal, del 1 abril de 2017 al 31 de marzo de 2018, ascendieron a 4.587 millones de euros, un 2,3%i más que en el anterior ejercicio.

El crecimiento de los ingresos en el conjunto del año se debió al aumento de la base de Clientes fijos y convergentes, así como al lanzamiento de los nuevos planes de precios al principio del año fiscal.

En el último trimestre, ingresó por servicios 1.117 millones, lo que supone un crecimiento del 1,8% respecto al mismo periodo del año anterior.

Por su parte, los ingresos totales alcanzaron los 4.978 millones, un 0,6% más.

El Ebitda creció un 5% orgánico en el último ejercicio y el margen de Ebitda ajustado sobre ingresos aumentó en 1,2 puntos porcentuales hasta el 28,5%, debido al crecimiento de los ingresos por servicio y a la reducción de los costes comerciales y operativos, efectos que compensaron el aumento de los costes mayoristas de acceso a la red de fibra, así como los de contenidos y roaming.

Aumento de los clientes

El ritmo de adopción de las soluciones convergentes ha elevado los ingresos generados por los clientes convergentes en el segmento residencial un 13,7% en el último ejercicio y ya representan el 59% de los ingresos totales en dicho segmento.

Vodafone One, la propuesta convergente que integra móvil, fijo y TV, superó los 2,5 millones de clientes a 31 de marzo de 2018, 154.000 más que 12 meses antes.

A lo largo del año, las altas de contrato móvil ascendieron a 164.000, de las que 40.000 fueron en el último trimestre. Vodafone España cierra así el ejercicio con 14.134.000 clientes móviles, de los que 11.540.000 son de contrato.

Respecto al número clientes con dispositivo y tarifa 4G, experimentó un crecimiento de más de 1,3 millones a lo largo del año fiscal, hasta los 8.874.000.

A 31 de marzo de 2018, la red 4G+ lleva ya velocidades de hasta 350 Mbps a 1.100 poblaciones en toda España.