Red Eléctrica Internacional, a través de su filial Transmisora Eléctrica del Sur 2, ha puesto en servicio la línea eléctrica de 220 kilovoltios (kV) y 115 km de longitud Azángaro-Juliaca-Puno en el sur de Perú.

El proyecto, adjudicado en una licitación pública internacional en el 2015, ha supuesto una inversión estimada por el Estado peruano de 70 millones de dólares (unos 60 millones de euros) e incluye además del diseño, financiación y construcción de la infraestructura, su operación y mantenimiento durante 30 años.

Estas nuevas infraestructuras permiten evacuar la energía de las centrales hidroeléctricas de Ángel y San Gabán y reducir la sobrecarga de las líneas existentes de 138 kV. Además, refuerza la capacidad de transformación en las subestaciones de Azángaro, Juliaca y Puno, lo que garantiza el suministro eléctrico en estas regiones.

Con la entrada en servicio de este proyecto, REE gestiona 1.314 km de circuitos en el país andino, posicionándose de forma preferencial para la futura interconexión entre Chile y Perú.