“Vamos a intensificar la lucha contra el fenómeno de los falsos autónomos y el fraude a la Seguridad Social, con el objetivo de que se respeten los derechos laborales de las personas trabajadoras”. Con estas palabras la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, hacía referencia a uno de los principales fines del plan director contra la explotación laboral.

​El Gobierno estará “muy vigilante para que la mezcolanza que se está produciendo en el trabajo por cuenta propia no se haga a costa de los derechos de las personas trabajadoras”, ha explicado la ministra, que ha incidido en que “la economía colaborativa no puede usarse como eslogan para esconder el abuso de la figura del autónomo”, en alusión a la pluralidad que existe hoy en día en el sector y en los desafíos que plantean las plataformas tecnológicas, en el ámbito de la economía colaborativa.

“Se plantean dos retos, en primer lugar el social: cómo evitar que estos nuevos modelos de negocio vengan acompañados de una precarización de las condiciones de trabajo y de un menor grado de protección social; y en segundo lugar el jurídico: cómo encuadrar a los trabajadores en una de las dos categorías tradicionales bajo las que se realiza un trabajo por cuenta ajena y trabajo por cuenta propia”.

La titular de Trabajo, que ha intervenido en los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid en El Escorial, donde ha pronunciado una conferencia bajo el título ‘Nuevos retos para autónomos y emprendedores’, ha insistido en el compromiso ya anunciado por el presidente del Gobierno de aprobar un plan director contra la explotación laboral, cuya finalidad es intensificar la lucha contra el uso fraudulento de la figura del autónomo y el fraude a la Seguridad Social.

El plan, según ha señalado la ministra, estará en línea con los acuerdos del Parlamento Europeo, que insta a los Estados miembros a que lleven a cabo inspecciones laborales suficientes en las plataformas online e impongan sanciones en caso de infracción de la normativa, y presten atención particular al trabajo no declarado y al falso trabajo autónomo en este sector.

Para ello, en los próximos meses se intensificará la actividad de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social impartiendo formación especializada a inspectores y subinspectores y a través de programas piloto en distintas comunidades autónomas.

Sin embargo, este problema “necesita un debate más amplio, la solución no está solo en la intervención de la Inspección o de los órganos jurisdiccionales”, ha resaltado la ministra y, por ello, ha abogado para que  las medidas que se adopten en España, no sean diferentes a las de los países de nuestro entorno.