La reciente irrupción de la pandemia global del coronavirus (Covid-19) y las necesarias medidas de contención aplicadas en nuestro país han dado paso a una situación que aconseja no activar este instrumento por un período de tiempo prolongado, al menos hasta que los principales efectos económicos y financieros derivados de la crisis del coronavirus se hayan disipado.