La afiliación media de este colectivo registró en diciembre 46.346 activos menos que en el mismo mes que el año pasado (-2,18%). A pesar de esta variable, negativa desde el inicio de la pandemia, seis comunidades están en positivo en términos interanuales: Castilla-La Mancha (2,37%), Galicia (1,83%), Región de Murcia (1,25%), Asturias (0,21%), Andalucía (0,11%) y Comunidad Valenciana (0,08%).

El Régimen General restó un 3,65% de trabajadores extranjeros en el último año, con pérdidas más pronunciadas en Hostelería (-22,15%) y Actividades Artísticas, Recreativas y de Entretenimiento (-17,40%). Por su parte, los sectores que sumaron más afiliados de otros países fueron Suministro de Energía Eléctrica, Gas, Vapor y Aire Acondicionado (12,83%); Actividades Sanitarias y Servicios Centrales (9,03%) y Actividades Financieras y de Seguros (7,24%), Administración Pública y Defensa; Seguridad Social Obligatoria (7,05%) y Agricultura, Ganadería, Selvicultura y Pesca (7%).

El número de trabajadores extranjeros autónomos, por su parte, creció un 5,32% en términos interanuales.