EMPRESAS

El Príncipe de Asturias inaugura la ampliación de la refinería de Repsol en Bilbao

Su Alteza Real el Príncipe de Asturias ha inaugurado recientemente la nueva Unidad de Reducción de Fueloil (URF) de la refinería de Petronor en Múskiz (Vizcaya), la mayor inversión industrial que se ha realizado en el País Vasco. El Presidente de Repsol, Antonio Brufau, el de Petronor, Josu Jon Imaz, junto con el Presidente de Bilbao Bizkaia Kutxa, Mario Fernández, han acompañado a Don Felipe en un acto que también ha contado con la presencia del Ministro de Industria, José Manuel Soria, entre otras autoridades. 

SAR el Príncipe de Asturias saluda al Presidente de Repsol, Antonio Brufau
SAR el Príncipe de Asturias saluda al Presidente de Repsol, Antonio Brufau

Tras la ampliación, Petronor cuenta con una capacidad máxima de procesamiento de 12 millones de toneladas de crudo al año, una de las mayores de España. La refinería, en la que se ha realizado la inversión industrial más importante de la historia del País Vasco, cuenta con 928 trabajadores de plantilla y genera 6.200 empleos indirectos. La ampliación conlleva la creación de 100 nuevos puestos de trabajo directo.

La puesta en marcha de la nueva URF permite reducir a cero la producción de fueloil de la refinería y aumentar la de los productos más demandados por el mercado, como el propano, el butano, la gasolina y el gasoil. La inversión total en el proyecto, incluyendo la destinada a programas medioambientales, es de algo más de 1.000 millones de euros.

La decisión de invertir en la ampliación de la refinería en Bilbao garantiza el futuro de la instalación industrial en un entorno sectorial de alta competitividad que premia la capacidad de generar productos de mayor valor añadido.

Tras descubrir una placa conmemorativa, el Príncipe de Asturias ha visitado las nuevas unidades de la refinería. Además de la Unidad de Reducción de Fueloil, en el proyecto URF destaca la Unidad de Cogeneración de Alta Eficiencia Energética, que reducirá las emisiones de CO2 y favorecerá el cumplimiento del protocolo de Kioto. Además, esta unidad de cogeneración permite a Petronor elevar su producción de electricidad a 100 megavatios por hora, equivalente al 3,9% de la producción del País Vasco. Gracias a ello, la refinería es autosuficiente en electricidad y le permitirá volcar a la red el 15% de su producción eléctrica.

Durante su intervención, el Príncipe de Asturias manifestó: “La URF de Múskiz no habría sido posible sin el compromiso tecnológico, financiero, profesional y laboral de importantes entidades y numerosas personas. Quiero manifestar por ello el máximo reconocimiento a Repsol y a Kutxabank por su impulso invariable a Petronor. No cabe duda de la firme apuesta de nuestro país por la seguridad y el avance energéticos”.

Por su parte, el Presidente Ejecutivo de Repsol, Antonio Brufau, señaló durante su presentación: “La refinería de Petronor se sitúa entre las primeras de Europa, no sólo por su capacidad de destilación y conversión, sino por la aplicación de las últimas tecnologías en cuanto a sostenibilidad ambiental, seguridad y ahorro energético”.

En este sentido, el plan elaborado por Petronor, contempla un ahorro de 99.000 toneladas de combustible al año y una reducción de más de 440.000 toneladas de CO2 anuales. Además, el proyecto URF permitirá sacar del mercado más de un millón y medio de toneladas de fueloil, con una reducción asociada de emisiones de SO2 en los puntos de consumo de 160.000 toneladas anuales.

Una vez finalizados los proyectos de ampliación de Cartagena y Petronor, Repsol cuenta con activos situados entre los más avanzados del sector y el área de Downstream de la compañía finaliza su ciclo inversor para pasar a ser un negocio generador de caja.

El efecto positivo este proyecto, junto con el llevado a cabo en el complejo industrial de Cartagena, supuso una mejora del 231% del margen de refino de Repsol en el ejercicio 2012 y un incremento del volumen de producción. Para el año 2016, permitirán incrementar en 3 dólares por barril el margen del sistema de refino de Repsol en España. Ambas instalaciones sitúan a la compañía entre las empresas europeas con mejor esquema de producción, además de mejorar la balanza comercial de España al reducir la importación de combustibles de automoción.