Pastas Gallo ha decidido trasladar su sede social, actualmente ubicada en Barcelona, a El Carpio (Córdoba).

Según ha explicado en un comunicado, ha tomado esta decisión “dado que, como compañía, necesitamos operar en un ambiente de estabilidad y que la definición de Cataluña en el entorno europeo comunitario es decisiva para nuestro posicionamiento, de cara a garantizar la seguridad jurídica y los intereses de nuestros consumidores, clientes, empleados y accionistas”.

“Pastas Gallo es una empresa familiar, con más de 400 empleados, en la que se respeta cada una de las opiniones y opciones personales, sin que ninguna de ellas nos represente”, ha apuntado.