El presidente de Ceuta, Juan Vivas, ha mantenido una reunión mantenida con su homólogo en Melilla, Juan José Imbroda, de marcado carácter económico en el que ambos jefes de Gobierno refrendaron el planteamiento de integración en la Unión Aduanera Común.

Este acuerdo, ha recordado Vivas, debe ir de acuerdo a una serie de condiciones que deben producirse, entre ellas, el respeto al Régimen Económico y Fiscal (REF) de Ceuta y Melilla para que, como consecuencia de dicha integración, ninguna actividad que se esté llevando a cabo en ambas ciudades pueda salir perjudicada.

Al hilo de ese planteamiento, los presidentes de Ceuta y Melilla acordaron encargar un informe, que estará elaborado a corto plazo, con el objetivo fundamental de plantear las medidas que pueden adoptarse en el referido REF en el ámbito relativo a la normativa tributaria y, por lo tanto, a la económica; qué avances de calado se pueden efectuar para mejorar su eficacia al servicio de nuevas oportunidades para la economía de las dos ciudades y para la mejora de la competitividad de las empresas locales. Este informe, “que parte de la aspiración de que sea audaz y ambicioso en su planteamiento, tiene que ser el punto de partida para que pueda convertirse en una propuesta sobre la mejora de nuestro REF”, ha afirmado el presidente de la ciudad.

En cualquier caso, “la integración en la Unión Aduanera Común debe ir de la mano del Gobierno de la Nación. De igual modo, la intención es que esta iniciativa esté refrendada por los agentes económicos y sociales de ambas ciudades y que cuente con el mayor consenso político posible”, apuntó.

Sentadas las bases, el siguiente paso será establecer una hoja de ruta en la que se debe tener cuenta lo que está establecido en la normativa que resulta vinculante y que se perfilará en la próxima reunión que mantengan los presidentes de Ceuta y Melilla. “Las dos ciudades tienen que estar unidas y absolutamente coordinadas en este asunto”, ha apostillado Vivas.

Además de estos objetivos estratégicos, ha hecho hincapié en otros planteados para favorecer el desarrollo de las dos ciudades. Entre ellos, el de prestar un apoyo especial al comercio y al turismo a través de líneas de actuación como la mejora del tránsito fronterizo, la lucha de manera eficaz contra el fraude fiscal, la rebaja del gravamen de varios tipos de IPSI, el fomento del turismo procedente de la Península o disponer de un Observatorio del Comercio.

Asimismo, otro de los objetivos estratégicos está centrado en fortalecer a las administraciones públicas, tanto desde el punto de vista de la inversión en infraestructuras y equipamiento como en lo que se refiere a la dotación de medios personales en el funcionamiento de los servicios públicos.

Incentivar la residencia en Ceuta fue otra de las cuestiones abordadas por Vivas quien se refirió al trabajo que, junto al Gobierno de la Nación, se está realizando para ampliar la bonificación en el IRPF. “Tenemos intención cuando las circunstancias presupuestarias lo permitan, de incrementar la indemnización por residencia que perciben los trabajadores públicos”, ha destacado.

Además, trató con Imbroda el estudio de fórmulas para evitar que haya ámbitos de la actividad económica y laboral en laos que no se respete el acuerdo sobre la bonificación en las cuotas a la Seguridad Social, que consistía en que parte de esa bonificación sirviera para mejorar la competitividad empresarial.

Finalmente, se ha referido a la intención de explorar todas las posibilidades que ofrece el mundo digital y las nuevas tecnologías como otro de los objetivos estratégicos en el ámbito económico.

Al margen estos ejes, los dos presidentes coincidieron en la necesidad de que ambas ciudades estén conectadas mediante un enlace aéreo en helicóptero. “Estaríamos dispuestos a apoyar a la empresa que implantara esta línea porque hay un ámbito institucional, económico, familiar y afectivo que hace aconsejable que estemos conectados de una manera cómoda y efectiva”, ha destacado.