DestacadosEMPRESAS

Atlantic Copper acuerda con BBVA una financiación de 44 millones en préstamos verdes y sostenibles

Atlantic Copper y la entidad bancaria BBVA han acordado dos líneas de financiación por importe conjunto de 44 millones de euros, consistentes en un préstamo verde por importe de 19 millones de euros y una línea de crédito “revolving” sostenible por importe de 25 millones de euros. Este acuerdo –sellado bajo la supervisión de la agencia independiente de calificación medioambiental, social y de gobernanza Vigeo Eiris- es una apuesta estratégica de Atlantic Copper en su alineamiento con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por Naciones Unidas para el cumplimiento de la Agenda 2030 que sus países integrantes firmaron en 2015.

Un total de 25 millones será una línea de crédito sostenible basada en el rating ESG (por las siglas en inglés de Environmental, Social & Governance) de la propia agencia de calificación, mientras que el resto -19 millones de euros- se emplearán para financiar seis proyectos verdes.

De este modo, BBVA apoya las buenas prácticas de Atlantic Copper en los últimos años con relación a la producción sostenible de cobre refinado y refuerza el trabajo de la compañía en el desarrollo de acciones encaminadas a una mayor eficiencia energética, hídrica y orientada a la Economía Circular.

Juan Casals, director de Finanzas Sostenibles de BBVA, ha querido resaltar que “esta operación es un ejemplo de las capacidades de BBVA para estructurar soluciones financieras que facilitan a nuestros clientes acelerar su transformación hacia modelos de negocio más competitivos y sostenibles.”

Por su parte, Javier Targhetta, consejero delegado de Atlantic Copper, ha señalado que “para nuestra empresa, la firma de este acuerdo supone un paso muy significativo en nuestra senda de sostenibilidad, de la que forma una parte muy destacada nuestra involucración activa en la transición energética, tanto por lo que ya ha dado lugar a nuestro liderazgo mundial en eficiencia energética, como por el componente de energías renovables en nuestro “mix” de consumo energético. A la vez, es nuestra prioridad llevar a cabo nuestras actividades productivas con cuidado extremo del medioambiente”.

Así mismo, Macarena Gutiérrez, Directora General Financiera de Atlantic Copper ha destacado que “tanto la certificación por parte de Vigeo como el apoyo del BBVA financiando este tipo de proyectos, suponen para Atlantic Copper un nuevo impulso para continuar nuestro compromiso con los principios de desarrollo sostenible sobre los que venimos trabajando desde hace más de 25 años y consolida nuestra estrategia de financiación a medio plazo”.

Desde 1994, año en que arranca el Proyecto de Expansión y Mejoras Ambientales en el Complejo Metalúrgico de Huelva hasta la fecha, Atlantic Copper ha invertido en proyectos de innovación, de eficiencia energética y medioambientales cerca de 235 millones de euros. Gracias a estas aportaciones, alrededor del 15% de la energía que consume la planta proviene de la recuperación de calor y cogeneración de los procesos de fundición del concentrado, lo que ha supuesto una reducción de un 25% del consumo unitario de energía esta última década y casi un 40% en lo que va de siglo.

De forma paralela, este nuevo escenario de autoabastecimiento y de aplicación de medidas de control más exhaustivas ha propiciado que la planta onubense haya reducido sustancialmente todas las emisiones estando hoy en día muy por debajo de los límites legales establecidos desde la UE. Hablamos, pues, de energía sostenible y de un menor impacto ambiental, consideraciones que no han pasado desapercibidas en las valoraciones de la agencia internacional a la hora de certificar con el sello verde la actividad de la empresa.

La aspiración de Atlantic Copper a medio y largo plazo es que más del 60% de la electricidad consumida en la planta provenga de fuentes renovables. Y para ello, el Complejo Metalúrgico ha dado un paso de gigante al suscribir con Fortia Energía un contrato de suministro de 135 GWh de electricidad hasta el año 2029 bajo la fórmula PPA (Power Purchase Agreement), lo que supone una clara alineación con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 7 “Energía asequible y no contaminante”.