La calificación refleja el desempeño de la economía española en el primer semestre, con un mercado laboral dinámico, un sector exterior equilibrado y una senda de consolidación fiscal que, aunque insuficiente, mejora los niveles mostrados durante la crisis.