Siemens Gamesa obtuvo un beneficio neto de 140 millones de euros en su ejercicio fiscal 2019 y ha anunciado un programa para recortar su plantilla en 600 empleados de oficina en los dos próximos años.

La compañía cerró el 30 de septiembre su año fiscal con una cartera de pedidos récord, al mismo tiempo que la fuerte actividad comercial de sus tres unidades de negocio incrementó las ventas un 12% respecto al año fiscal previo hasta los 25.507 millones de euros gracias a la fuerte entrada de pedidos de 12.700 millones de euros (+7.4%) interanual. Además, la compañía alcanzó un margen Ebit pre PPA, costes de integración y reestructuración del 7,1%, en línea con sus previsiones de mercado.

Siemens Gamesa también registró una fuerte entrada de pedidos en Onshore: 9.389 MW (+4,8%). Los mercados que más han contribuido son Estados Unidos (27%) e India (20%), seguidos por Chile y China, con un 7% cada uno.

La unidad de negocio Offshore creció a doble dígito (+10,9%), impulsada por nuevos mercados como Taiwán, donde se cerraron pedidos en firme por 1,5 GW. Por su parte, los pedidos de Servicios aumentaron un 13,4% en el año fiscal 2019, hasta 2.715 millones de euros. Esta unidad de negocio, que aporta contratos muy rentables, representa el 47% de la cartera de pedidos de la compañía.

De este modo, todas las unidades de negocio incrementaron sus ventas en comparación con el año fiscal anterior: Onshore un 7%, Offshore un 18%, y Servicios un 17%. Este sólido desempeño refleja el reconocimiento mundial de que acelerar la inversión en energías limpias es clave para luchar contra al cambio climático, un asunto que ha captado una gran atención pública e institucional en 2019.

Por ello, la energía eólica tiene un gran potencial y oportunidades de crecimiento a largo plazo. Según la Agencia Internacional de la Energía, el promedio anual de instalaciones eólicas se duplicará prácticamente para 2040 y la inversión ascenderá a los cinco billones de euros en 2050.

A pesar de sus buenas perspectivas, la presión de precios está afectando los márgenes de la industria eólica y consecuentemente la rentabilidad de los fabricantes. En este entorno, la compañía ha conseguido cumplir sus objetivos de rentabilidad gracias a la implementación de su programa de transformación que ha conseguido ahorros de más de 1.400 millones de euros. Así, ha aumentado su Ebit pre PPA, costes de integración y reestructuración (+4,6% a/a) hasta 725 millones de euros, equivalente a un margen Ebit pre PPA, costes de integración y reestructuración del 7,1%.

Siemens Gamesa también ha trabajado para fortalecer su balance. Así, durante el año fiscal ha optimizado su estructura de deuda y ha mejorado en 248 millones de euros su posición de caja respecto al año fiscal anterior, gracias sobre todo a la mejora del capital circulante, que le ha permitido alcanzar una posición neta de caja de 863 millones de euros a cierre de septiembre.