La principal relación, Madrid-Sevilla, cerró el pasado ejercicio con más de 3,5 millones de clientes (3.578.800). En comparación con los datos de 2018, se ha producido un incremento de la demanda del 2,8%.