Para hacer frente a la emergencia sanitaria

Endesa ha activado desde que se declarara el estado de alerta, un segundo centro de control de las 55 centrales hidráulicas que tiene entre Andalucía y Extremadura con el fin de hacer frente a la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19. De este modo se garantiza la gestión de estas infraestructures vitales no solo para la producción de energía eléctrica, sino también fundamentales para los regadíos y el control de avenidas.

Mientras dure la situación de emergencia sanitaria, Endesa mantendrá activo un equipo de tres personas en el centro de control principal ubicado en la sede central de la Compañía en Córdoba, y otro equipo también de tres personas en el segundo centro de control de emergencia, situado en Villafranca.

Este desdoblamiento permite no solo reducir la probabilidad de contagio, sino sobre todo el control de manera independiente y con las mismas condiciones de las 48 centrales hidráulicas de Endesa en Andalucía y las siete que gestiona en Extremadura, garantizando de este modo el servicio.

Las centrales hidráulicas de Endesa en Andalucía y Extremadura generan 975.500 MWh al año, por lo que son una parte fundamental del sistema eléctrico, además de ser esenciales para asegurar las demandas de agua, los riegos de las comunidades o el caudal ecológico de los ríos.

Asimismo, Endesa, a través de su división de energías renovables Enel Green Power, ha adoptado todas las medidas de seguridad coordinadas con las diferentes Confederaciones Hidrográficas y Administraciones del Agua para asegurar la correcta producción de energía y garantizar el suministro eléctrico a toda la ciudadanía y, especialmente, a los equipamientos críticos, como los sanitarios, mientras dure la pandemia.

Esta iniciativa forma parte del paquete de medidas que la Compañía está llevando a cabo para hacer frente a la situación excepcional generada por el COVID-19. En este sentido Endesa ha desdoblado también el centro de control de la red eléctrica para Andalucía y Extremadura que la compañía tiene en Sevilla para asegurar la calidad del servicio eléctrico ante el estado de alarma para la gestión de la crisis sanitaria.