Supone un incremento del 14% respecto al año anterior.

Un plan de vacaciones que busca, por un lado, afianzar el sello ‘Andalucía segura’ de cara al turismo y, por otro, ahonda en la necesidad de despejar las incertidumbres de los andaluces e ir recuperando la normalidad de nuestras vidas. Todo ello, ha señalado, gracias a un esfuerzo “enorme” del Gobierno andaluz “en un momento en el que la confianza juega un papel esencial”.