En el tercer trimestre, sus resultados mejoran “ligeramente” gracias los viajes internos

Amadeus perdió 356,4 millones de euros entre enero y septiembre, frente al beneficio de 886,3 millones que obtuvo en el mismo periodo del año pasado, debido a la situación derivada de la
pandemia de COVID-19.

Sin embargo, en el tercer trimestre, la compañía destaca que sus resultados mejoran “ligeramente” gracias los viajes internos. “Los viajes mantuvieron unos niveles anémicos en el tercer trimestre a causa de la pandemia de COVID-19, si bien observamos una tímida mejora en el tráfico aéreo mundial en las distintas regiones gracias al levantamiento de las restricciones a la movilidad en algunas partes del mundo. Esta mejora en el tráfico se apoyó principalmente en los viajes domésticos. Consecuentemente, las reservas aéreas a través de agencias de viajes usuarias de Amadeus se mantuvieron en terreno positivo durante el trimestre, dado que las reservas brutas compensaron las cancelaciones. Además, las transacciones en la división de hoteles siguieron siendo superiores a los volúmenes aéreos”, ha destacado Luis Maroto, consejero delegado de Amadeus.

En el tercer trimestre de 2020, los ingresos de distribución descendieron un 85,3% debido a la reducción de las reservas aéreas a través de agencias de viajes usuarias de Amadeus y a un nivel de cancelaciones de reservas superior al habitual, así como, en menor medida, al descenso de los ingresos por reserva aérea. Esta contracción de los ingresos representa una mejora frente a la caída del 102,0% que registró la firma en el segundo trimestre.

La compañía apunta que esta “ligera” mejora en la evolución se vio apuntalada por unas mejores tasas de crecimiento de las reservas aéreas brutas a través de agencias de viajes y por la moderación de la ratio de cancelaciones frente a las reservas brutas. En el periodo de nueve meses, los ingresos de distribución descendieron un 76,9% frente al mismo periodo de 2019.

Excluyendo el efecto derivado del volumen de reservas canceladas superior al habitual y los movimientos relacionados en la provisión por cancelaciones, los ingresos subyacentes de distribución se contrajeron un 75,0% en el tercer trimestre y un 59,9% en los primeros nueve meses de 2020 con respecto al mismo periodo de 2019.

“De cara al resto del año y el invierno, la situación sigue presentando una elevada incertidumbre ante la segunda ola de la pandemia. Hemos continuado haciendo progresos en nuestro programa de eficiencia de costes y a 30 de septiembre, contábamos con una liquidez disponible de más de 4.000 millones de euros, que debería ayudarnos a superar esta crisis y adaptar el negocio a la nueva realidad del sector”, ha reconocido Maroto.