La deuda neta (481 millones) alcanzó su punto más bajo desde 2010

El resultado neto de Indra en 2020 fue de -65 millones de euros en 2020, frente al beneficio positivo de 121 millones que la compañía registró en 2019.

Los ingresos orgánicos (excluyendo la contribución inorgánica de SIA y efecto del tipo de cambio) descendieron un 3,5% en 2020 (un 1,2% en el cuarto trimestre). Por su parte, la división de Minsait registró un descenso del 3,0% en orgánico en 2020 (del 3,6% en el cuarto trimestre). En Transporte y Defensa los ingresos orgánicos descendieron un 4,5% en 2020 frente a 2019 (con un crecimiento del 2,6% en el cuarto trimestre).

El Ebitda reportado se situó en 77 millones, afectado por retrasos y menor actividad, así como por el impacto de las provisiones del plan de acción (-189 millones) y de la plusvalía por la venta de Metrocall (de 36 millones). El Ebitda fue de -2 millones en el cuarto trimestre de 2020, frente a 123 millones en el cuarto trimestre de 2019.

El Margen Operativo alcanzó los 168 millones en 2020 frente a 257 millones en 2019 (equivalente a un margen del 5,5% en 2020 frente a un margen del 8,0% en 2019), afectado por los retrasos y la menor actividad. En el cuarto trimestre de 2020 se situó en 80 millones, frente a 95 millones en el cuarto trimestre de 2019 (equivalente a un margen del 9,0% frente a 10,4% en el cuarto trimestre de 2019).

El flujo de caja libre se situó en 83 millones en 2020 (121 millones excluyendo la salida de caja de 38 millones por el plan de transformación de la plantilla), frente a los ocho millones en 2019, mejorando significativamente por la positiva contribución del capital circulante. El FCF en el cuarto trimestre de 2020 se situó en 158 millones (195 millones excluyendo la salida de caja por el plan de transformación de la plantilla).

Por su parte, la deuda neta alcanzó los 481 millones frente a 552 millones en 2019 y frente a 626 millones en los nueve primeros meses de 2020, y se sitúa en su nivel más bajo desde 2010. La ratio de deuda neta/Ebitda en los últimos doce meses (excluyendo el impacto NIIF 16, los costes derivados del plan de acción y la plusvalía por la venta de metrocall) se situó en 2,5 veces en 2020 frente a 1,8 veces en 2019 y 2,8 veces en los nueve primeros meses de 2020.

“Los resultados del ejercicio 2020 se han visto profundamente afectados en la rentabilidad por la crisis global originada por el Covid, reflejada principalmente en retrasos en los proyectos en curso y en la toma de decisiones de nuestros clientes, ante el severo deterioro macroeconómico de los principales países donde operamos, y por el impacto de las provisiones del plan de acción que la compañía puso en marcha a mitad de ejercicio para afrontar la crisis y los cambios estructurales en las necesidades de nuestros clientes”, ha destacado Fernando Abril-Martorell, presidente ejecutivo de Indra.