La publicidad, bien es sabido, va donde se encuentran los potenciales clientes. A ninguna firma se le ha ocurrido todavía llenar el desierto de carteles anunciando su marca para hacerse dueña de un espacio virgen; justamente, porque a nadie le interesan los espacios vírgenes para lanzar mensajes publicitarios, sino los más transitados y populares.

José Ramón Riera
José Ramón Riera

Esta ley del negocio, de un sentido común aplastante, es la que ha llevado al mundo publicitario a instalarse en Internet. Igual que las marcas quieren estar en las redes sociales porque es ahí donde sus potenciales clientes pasan sus horas de ocio, la lectura de los medios de comunicación se ha trasladado, de forma mayoritaria, del papel a la Red pero, además, es allí donde la mayoría de nosotros buscamos información para casi todas las actividades de nuestra vida.

Los datos son apabullantes: la compañía eMarketer predice una subida del 3,9% en la inversión mundial para 2013 hasta alcanzar la cifra de 494.000 millones de dólares. También vaticina la subida constante de las tasas hasta 2015, año en que el crecimiento pasará a una tendencia sostenida de incremento por encima de los dos dígitos. De esta forma, la publicidad en la Red empezará a equipararse a la de los medios tradicionales y permitirá la subsistencia de muchos medios que han visto amenaza su continuidad por la caída de ingresos en publicidad tradicional durante los últimos años.

En los próximos dos ejercicios está previsto que se sirvan un 22% más de anuncios que en la actualidad. Un dato muy significativo es que los países emergentes representarán hasta el 59% de la inversión total en los próximos dos años y por primera vez, el próximo año habrá más inversión publicitaria en Internet que en los medios de papel. De hecho, en el periodo de 2011 a 2014, la Red absorberá un 60% de todo el crecimiento. Otra tendencia creciente en el sector es la inversión en marketing móvil. Según los datos de Juniper Research, el ejercicio 2013 se cerrará con 4.763 millones de euros de inversión en todo el mundo.

Un negocio en ebullición que contrasta con las constantes caídas del sector en el mundo off line y que tiene una vertiente aún más prometedora. Gran parte de los negocios que se crean en estos momentos están enfocados en el mundo on line y muchos de ellos basan su modelo de ingresos justamente en la inversión publicitaria.

Por eso es importante que el sector madure, equipare precios con otros segmentos que aún se cotizan al alza, más por inercia que por eficacia, pero también se democratice. Son muchos los sites de nicho capaces de ofrecer un público potencial del máximo interés a los anunciantes que aún no han conseguido entrar en el intercambio de espacios y campañas del sector por desconocimiento o por no despertar suficiente interés para las grandes agencias que extienden su dominio a la Red.

También son muchos los anunciantes que necesitan darse a conocer entre su público objetivo pero no disponen del tiempo y el presupuesto que, en muchos casos, supone aventurarse en el sector. Casar ambas necesidades para abrir el mercado y ofrecer una relación sencilla y transparente es el objetivo que persigue GetPlusOn, una herramienta innovadora que se está estrenando en el mercado con considerable éxito a través de una fórmula muy diferencial: una subasta que garantiza la trasparencia de precios y ahorra tiempo y gestión a ambas partes.

GetPlusOn ambiciona cambiar el mercado de la publicidad on line, uno de los firmes candidatos a la desintermediación que tan bien está funcionando en Internet en muchos otros sectores. En un momento en el que la situación del mercado empuja al marketing de guerrillas, con presupuestos cada vez más ajustados y campañas que requieren una eficacia garantizada, poner en contacto a los anunciantes con el mayor abanico posible de soportes es sinónimo de facilitar su competitividad y, a la vez, ofrecer una alternativa de ingresos a innumerables negocios que son los que contribuyen a enriquecer el país, porque sin emprendedores y sin ideas nuevas, estamos abocados al fracaso más absoluto.

José Ramón Riera, Presidente de Ágora Solutions y Getpluson