Esta medida también conlleva un impacto económico: la compañía va a dejar de ingresar 1,5 millones de euros cada año

Lidl ha dado un nuevo paso en su compromiso con la sostenibilidad medioambiental y ha decidido eliminar las bolsas de compra de plástico de todas sus tiendas de España apostando por alternativas más sostenibles con el objetivo de impulsar la reutilización de las bolsas.

La eliminación de las bolsas de plástico es ya una realidad en Baleares. Desde el pasado lunes, las 23 tiendas que tiene en la región ya no venden bolsas de plástico. Esta medida será extensible a sus más de 550 establecimientos de toda España a lo largo de 2018.

La cadena lleva tiempo probando alternativas más sostenibles para llevar la compra a casa. En 2010 ya introdujo la bolsa de rafia en su surtido. En septiembre de 2017 comenzó a probar las bolsas de papel de origen sostenible y desde principios de 2018 las ofrece en todos sus establecimientos de España.

La decisión tendrá un gran impacto medioambiental. La cadena sacará de la circulación 100 millones de bolsas cada año, ahorrando al medio ambiente más de 1.300 toneladas de plástico, el equivalente a la superficie de 2.500 campos de fútbol.

Para el CEO de Lidl en España, Claus Grande, “en Lidl nos esforzamos desde hace tiempo en liderar el cambio hacia un modelo de negocio más sostenible con nuestro entorno y, en este sentido, hay una realidad que no podemos obviar: las bolsas de plástico contaminan y mucho. La decisión de dejar de vender bolsas de plástico forma parte de nuestro compromiso medioambiental y nuestra voluntad de generar valor compartido a la sociedad. Con esta medida, queremos fomentar un hábito: la reutilización de las bolsas para transportar la compra”.

Para lograr este objetivo, Lidl pretende potenciar la utilización de la bolsa de rafia, la alternativa más sostenible y que permite una mayor reutilización. Para incentivar su uso, la compañía ha bajado su precio hasta los 0,50 euros, manteniéndose así como la bolsa de rafia más barata del mercado.