Air France-KLM elevó un 19% sus pérdidas en los tres primeros meses del año con un beneficio negativo de 320 millones de euros, motivado por el coste del combustible y un impacto negativo del tipo de cambio, según ha informado el grupo este viernes.

El resultado operativo fue de -303 millones, 185 millones menos en comparación con el año pasado, que se vio afectado por la huelga de Air France, con un coste de 75 millones. Y el Ebitda fue de 424 millones, un 31,7% menos.

“El contexto global sigue siendo incierto dado el entorno geopolítico actual y las tendencias de los precios del combustible. Para todo el año 2019, el grupo Air France-KLM planea aumentar la capacidad del pasajero del 2% al 3% en comparación con 2018. Transavia continuará creciendo a un ritmo sostenido del 9% a 11%”, apuntan desde el grupo.