IDEAS

Políticas de igualdad en la empresa actual

Mª Eugenia Sánchez Valdayo. Empresaria, Socia-Gerente STACIA CONSULTORES. Presidenta Asociación Andaluza MUJER Y TRABAJO

La empresa en el siglo XXI tiene un reto apasionante que es pilotar la GESTIÓN de las PERSONAS, y basado en este pilar desarrollaremos lo que en IGUALDAD de condiciones y oportunidades marcará las tendencias para una paridad real entre hombres y mujeres.

La baja natalidad existente, unida a la fructífera esperanza de vida actual, produce algunos descalabros en el sistema productivo como la falta de perfiles profesionales en algunas áreas, la fuga del talento femenino, la fragilidad en el sistema de pensiones… Por ello, el objetivo prioritario en el que las empresas se debaten hoy en día es en fidelizar a sus trabajadores y competir en el mercado laboral,  ligado a la formación de los mismos, pero, sin duda alguna, el horizonte más exitoso de toda empresa, entidad u organización, es apostar por el potencial de las personas que la integran, promoviendo la participación de hombres y mujeres, que permite alcanzar un crecimiento sostenible, altos niveles de calidad y productividad y una gran competitividad.

La participación de la mujer en puestos directivos tiende a inclinar la balanza de manera más equilibrada y real. Siendo el talento femenino a veces sofocado por tendencias arrastradas de antes y que, en la actualidad, es necesario cambiar para equilibrar.

Desde el punto de vista laboral, la Ley Orgánica 3/2007 ha supuesto un importante hito para las empresas que han visto potenciadas e incrementadas las medidas legales que refrendan la igualdad entre todos los trabajadores y que potencian el respeto de los mismos, potenciando las capacidades de todas las personas.

Huyendo de encasillamientos políticos, hay que hacer un buen diagnóstico de cómo está la empresa, y por ende sus trabajadores, en materia de igualdad de oportunidades y trato.

Partiendo de la Negociación Colectiva, la ley te obliga a negociar las condiciones con los sindicatos desde el punto de vista legal, pero no te obliga a pactarlo, con lo cual se da la paradoja que, en ocasiones, las empresas que quieran contratar con las administraciones públicas sí tienen que tener pactadas estas condiciones con los sindicatos, pero, en el ámbito privado no siempre se da esta situación…

Con respecto a los Consejos de Administración, la “presencia equilibrada” se estima en no inferior al 40% en los órganos de gobierno y en los consejos, es decir hombres y mujeres han de estar representados según valía y talento, sin sesgo alguno.

Los Planes de Igualdad son obligatorios para las empresas de más de 250 trabajadores, cuota que se bajará a partir del 2020 a 50 trabajadores, hecho que planteará un escenario diferente y quizás inalcanzable para las pymes… y este dato conlleva a negociar en todos los convenios colectivos medidas de igualdad y las consecuentes sanciones y multas por el incumplimiento de las mismas.

Los permisos de paternidad y maternidad, recientemente ampliados, son iguales en todos los ámbitos laborales, sin depender del tamaño o constitución de la empresa, y genera, a veces, cambios difíciles de sostener en materia de estructura y sueldos cuando las empresas son de tamaño reducido…

La Reducción de Jornada y Excedencias también vienen recogidas en la Ley y son medidas que afectan muy directamente a la maternidad o al cuidado de personas dependientes y, estadísticamente, son más las mujeres que los hombres que la demandan, en cuyo caso, se acrecentan los porcentajes entre hombres y mujeres a la hora de conciliar, ganar igual sueldo u optar a puestos de mayor responsabilidad, estando estas cuestiones íntimamente relacionadas con la forma educacional y estructural de nuestra sociedad.

Aunque la estructura legal y jurídica es primordial, la realidad de la empresa en España ha de cimentarse en trabajar en todos y cada uno de los ámbitos en los que se desarrolla la actividad empresarial, desde la selección a la promoción de todos y cada uno de sus trabajadores, pasando por las políticas salariales, la formación de los mismos, las condiciones de trabajo y empleo, la salud laboral, la distribución de los horarios laborales y, como aspecto fundamental para equiparar las corresponsabilidades familiares de hombres y mujeres, la conciliación.

 

Mª Eugenia Sánchez Valdayo Mª Eugenia Sánchez Valdayo2

Empresaria, Socia-Gerente STACIA CONSULTORES

Presidenta Asociación Andaluza MUJER Y TRABAJO

 

Artículo incluido en el especial ‘Hacia una paridad real’ del número de mayo de la revista Agenda de la Empresa