IDEAS

La igualdad debe ser una realidad

Arancha Díaz-Lladó. Directora de Diversidad de Telefónica

Cada día encontramos más noticias relacionadas con la paridad de género en cualquier ámbito de la sociedad y, especialmente, en el empleo. ¿Qué ocurre cuando la falta de diversidad distorsiona, aunque sea de forma involuntaria, la actividad de una empresa?

Avanzamos sin pausa

La gran pregunta es ¿cómo vamos a sobrevivir dentro de unos años si nuestra plantilla no es un reflejo de nuestros clientes? Nuestro progreso en este ámbito es necesario como motor de cambio para toda la sociedad. Así lo sentimos en Telefónica.

A raíz de las diferentes actividades como el Diversity Day y otras cuyo objetivo es sensibilizar sobre diversidad, he llegado a la conclusión de que es clave abordar preguntas difíciles e incómodas que están en el fondo de la cuestión.

Pensemos en la conciliación: el término nos remite a teletrabajo y a flexibilidad, pero no es tan simple. Estas eran las respuestas de hace una década, pero no hoy. En mi opinión, pasa por la confianza del líder en cada profesional con sus circunstancias. Me decanto por el equilibrio entre la vida personal y laboral, que aplica a todos, tengamos o no hijos, seamos hombres o mujeres.

Vayamos a un campo relativamente nuevo, el de los videojuegos: el experimento #MyGameMyName realizado por Movistar Riders, en el que gamers se hacen pasar por chicas para ver la reacción de los jugadores. La verdad es que nadie se esperaba escuchar a adolescentes mandar a las mujeres a la cocina e insultarlas. ¿Es el anonimato de las pantallas lo que lleva a los jóvenes a comportarse así? ¿No estamos educando?

Directivas: con la mirada hacia arriba

Uno de nuestros objetivos es aumentar el número de mujeres ejecutivas. Somos ambiciosos: 30% de mujeres en puestos de gestión para 2020. Para conseguirlo lo incluimos en el esquema de remuneración variable de la compañía.

Además, garantizamos la representación de ambos géneros en el 100% de los procesos de nombramiento y promoción de directivos. Contamos también con una Comisión de Transparencia formada por el presidente y cuatro directivos de primer nivel, que velan por asegurar las distintas medidas que tenemos en marcha.

Pese a todo, y sin restar importancia a los desafíos, creo que los avances tecnológicos sí representan una oportunidad para avanzar en diversidad: requieren todo tipo de perfiles, en equipos multidisciplinares y ágiles, con mentalidad de crecimiento, creatividad y capacidad de ejecución. Como decimos en Telefónica, necesitamos hacer nuestro mundo más humano.

 

 

Arancha Díaz-Lladó Arancha Díaz-Lladó2

Directora de Diversidad de Telefónica

 

 

Artículo incluido en el especial ‘Hacia una paridad real’ del número de mayo de la revista Agenda de la Empresa