La energía generada está comprometida en más del 85 % en contratos de compraventa de energía a largo plazo (PPAs).