DestacadosEMPRESAS

La agencia Fitch Ratings eleva la calificación de Caja Rural del Sur a ‘BBB+’

La agencia Fitch Ratings sube un escalón la calificación crediticia a largo plazo de Caja Rural del Sur a BBB+ y ha elevado su calificación a corto plazo a F2 desde F3, y de viabilidad (VR) a bbb+, con lo que la entidad se sitúa en los primeros puestos del ranking de esta agencia a nivel nacional, estableciéndose así, entre las mejores entidades del sector financiero español.

De este modo, Fitch asciende la calificación de Caja Rural del Sur que pasa a ser ‘BBB+’ desde ‘BBB’, perspectiva estable,  principalmente impulsada por el intenso trabajo desarrollado por la entidad para acelerar la reducción y mejora de la calidad de los activos, y a las expectativas de la agencia de que seguirá esta evolución positiva en el corto y medio plazo.

Según la agencia, la velocidad de reducción del stock de los activos improductivos se aceleró en 2018 hasta llegar a una reducción del 25%, lo que ha llevado a la entidad a una ratio de estos activos menor que la media del sector nacional, tal y como resalta Fitch en su revisión de la entidad. Además Fitch destaca que la calificación de Caja Rural del Sur refleja “unos ratios de capital fuertes y una alta capacidad de absorción de pérdidas, así como un moderado apetito al riesgo, una mejora en los ratios calidad de los activos y un adecuado perfil de liquidez y financiación”.

Otro de los aspectos que la agencia de calificación Fitch resalta una vez más, son los altos niveles de solvencia de la entidad, que mantenía una ratio de capital CET1 a finales del 2018 del 20,6%, muy por encima de los mínimos regulatorios, como añade la agencia, así como los altos niveles de cobertura que se situaban a finales del 2018 cercanos al 100%.

Tal y como indica la agencia, Caja Rural del Sur no tiene dependencia estructural en los mercados mayoristas para financiar su cartera de préstamos, siendo el índice de préstamos sobre depósitos estable en alrededor del 80% en los últimos años. Su  liquidez es adecuada dada su estructura de financiación minorista y su nivel de activos elegibles en el BCE.