DestacadosEMPRESAS

El Santander ganó 3.231 millones de euros hasta junio, un 14% menos

Ana Botín, presidenta de Banco Santander

El resultado se ha visto condicionado por cargos extraordinarios ligados, principalmente, a los distintos planes de reestructuración

– En el primer semestre del año, el margen de intereses fue de 17.636 millones de euros, un 4% más que en el mismo periodo del año anterior, mientras que el crédito y losrecursos de clientes crecieron un 4% y un 6%, respectivamente, en euros constantes (es decir, excluido el impacto de los tipos de cambio).

En el segundo trimestre, el banco aumentó en un millón el número de clientes, con lo que Santander atiende ahora a 142 millones, más que cualquier otro banco de Europa y América.

Todos los servicios digitales se han agrupado en la nueva unidad Santander Global Platform para impulsar la estrategia. La adopción digital ha seguido creciendo en el semestre y ya son 34,8 millones los clientes que usan servicios digitales de Santander. De media, 240 clientes acceden cada segundo a alguna de las plataformas móviles o digitales del banco, lo que supone un aumento del 28% en los últimos 12 meses.

La calidad crediticia continuó mejorando, con una reducción en la tasa de mora de 11 puntos básicos en el trimestre, hasta el 3,51%, mientras que el coste del crédito se mantuvo estable en el 0,98%.

La ratio de capital CET1 está ahora en el 11,30%, 50 puntos básicos más que hace un año, y Santander se mantiene como uno de los bancos más rentables y eficientes del mundo entre sus comparables, con un retorno sobre el capital tangible (RoTE) ordinario del 11,7%, y una ratio de eficiencia del 47,4%.

Tras el cargo neto de 108 millones anunciado en el primer trimestre, el banco se ha anotado un nuevo cargo de 706 millones en el segundo trimestre, principalmente por costes de reestructuración previstos en España y Reino Unido (626 millones de euros), y provisiones adicionales para seguros de protección de pagos (PPI) en Reino Unido (80 millones de euros).
Estos cargos causaron una caída en el beneficio atribuido en el segundo trimestre del 18% interanual, hasta 1.391 millones de euros.

Excluidos esos cargos, el beneficio ordinario del segundo trimestre fue de 2.097 millones de euros, un 5% más con respecto al mismo trimestre del año anterior: el mayor beneficio ordinario trimestral desde 2011, impulsado por el fuerte crecimiento del crédito en Latinoamérica, una mejora continua de la rentabilidad en Norteamérica, así como la reducción de los costes en Europa.