ECONOMIA

La industria cementera andaluza evita anualmente que 168.705 toneladas de residuos acaben en vertederos

director general flacema

Podrían llegar a valorizar hasta 802.944 toneladas de estos residuos no peligrosos

En Andalucía se generan 2,8 millones de toneladas de residuos no peligrosos valorizables y alrededor casi el 75% acaba en un vertedero según revela la Fundación Laboral Andaluza del Cemento y el Medio Ambiente (Flacema).

Las cementeras andaluzas, en el caso de aquellos residuos que no pueden ni reutilizarse ni reciclarse y que van a parar a vertederos, pueden contribuir desde un punto de vista ambiental a buscar una solución más responsable y recuperar la energía calorífica que contienen los residuos, para utilizarla en los hornos de sus fábricas. De esta manera podría paliarse en cierta medida, el problema de residuos que afecta a nuestra comunidad.

Las cementeras andaluzas, podrían llegar a valorizar hasta 802.944 toneladas de estos residuos no peligrosos, lo que supondría casi un tercio de los generados en la región tal y como se indica en el informe ‘Potencial de Valorización de residuos en Plantas Cementeras Andaluzas’, elaborado por el profesor Rafael Salgueiro de la Universidad de Sevilla.

A pesar de ello, tan solo 168.705 toneladas de residuos fueron valorizados en Andalucía durante 2017. Según Manuel Parejo, director gerente de Flacema, esta cifra solo supone un 6% del volumen total de residuos potencialmente valorizables generados en Andalucía, que asciende a 2.812,405 toneladas.

Mientras que en los países europeos más avanzados económicamente y más responsables desde el punto de vista ambiental (Holanda, Países Bajos, Alemania, etc.), el porcentaje de sustitución de combustibles fósiles por residuos alcanzan niveles de entre el 60% y el 80%, en Andalucía este porcentaje se sitúa en el 24,8%. Por lo tanto esta solución, recomendada por Europa como una de las Mejores Técnicas Disponibles en los documentos BREF del fabricación de cemento, “está actualmente bastante infrautilizada”.

Manuel Parejo señala que “es incomprensible que con todo el potencial que tiene la valorización, y a pesar de estar recomendada por la UE, sigamos encontrando grupos que se oponen frontalmente a la misma, propiciando que los residuos acaben contaminando el medio en vertederos, emitiendo en muchos casos metano y restando competitividad a las empresas”.

Entre los residuos potencialmente valorizables por las fábricas de cemento se encuentran los restos de poda, los lodos de depuradoras, los neumáticos fuera de uso, los aceites usados, plásticos, etc.