DestacadosEMPRESASMOTOR

La IoT al servicio de la seguridad vial con Telefónica, la DGT y SEAT

iot seguridad vial telefónica dgt seat

Dos situaciones de peligro en la vía: la presencia de un ciclista o un vehículo parado en la carretera

Telefónica, la Dirección General de Tráfico (DGT) y SEAT han presentado en Becerril de la Sierra (Madrid) dos casos de uso en los que la tecnología IoT (Internet de las Cosas) se pone al servicio de la seguridad vial para ayudar a reducir los accidentes en las carreteras españolas.

El objetivo del proyecto es mostrar el funcionamiento de una solución de Internet de las Cosas para la detección anticipada y aviso de riesgo a los conductores que viajan por una carretera en dos casos concretos que provocan con frecuencia situaciones de gran peligro: la presencia de un ciclista rodando por la misma vía y la existencia de un coche parado en la carretera a causa de avería u otro tipo de incidente.

La presentación del piloto ha tenido como escenario la llegada de la 18ª etapa de la Vuelta a España, de la que Telefónica es partner de Telecomunicaciones, y ha contado con la presencia de Vicente Muñoz, Chief IoT Officer de Telefónica; Ana Blanco Bergareche, subdirectora adjunta de Circulación de la DGT; César de Marco, responsable de 5G Connected Car de SEAT; y el exciclista Pedro Delgado, protagonista del vídeo divulgativo que se ha proyectado en el acto y en el que se explica la inseguridad que viven los ciclistas en las carreteras y cómo la tecnología permite solucionar o limitar ese problema que se cobra muchas vidas y muchos recursos cada año.

El sistema de Internet de las Cosas se compone de un dron con cámara, que captura imágenes de lo que sucede en la carretera y la envía en tiempo real a través de la red móvil de Telefónica a un servidor que estará próximamente conectado con la plataforma DGT 3.0, y que procesa la imagen, detecta si hay una bicicleta o un vehículo parado en la carretera y envía una alarma al coche conectado de SEAT.

El vehículo está conectado a la red gracias a una unidad telemática, Telematic Control Unit (TCU), mediante tecnología C-V2X (Cellular Vehicle to Everything) gracias a un software que posibilita la comunicación entre la red interna del vehículo y el entorno de éste (la plataforma DGT3.0 de la Dirección General de Tráfico, los sistemas de señalización e infraestructura, otros vehículos…).

El resultado es que los coches conectados que circulan por esa vía en la misma dirección en la que se ha detectado el obstáculo reciben una alarma que les avisa del peligro que se van a encontrar más adelante, de tal forma que el conductor puede anticiparse y tomar decisiones con margen de maniobra, evitando posibles accidentes.