andalucia

Andalucía se pone a la vanguardia en la implementación de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible

andalucía agenda 2030

Aprobado por unanimidad el III Plan Andaluz de Cooperación para el Desarrollo

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, en su calidad de presidenta de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), ha concluido esta semana con dos importantes hitos en materia de desarrollo sostenible: la constatación del liderazgo de Andalucía en la implantación territorial de la Agenda 2030 y la aprobación del III Plan Andaluz de Cooperación para el Desarrollo (2020-2023). Este Plan supone la hoja de ruta para todos los agentes del sector tanto en los países socios de América Latina y de África como en el territorio andaluz.

Rocío Ruiz acudió a Bruselas el pasado miércoles 9 para exponer la experiencia de la Junta de Andalucía sobre localización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en una sesión organizada conjuntamente por la AACID y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), durante la Semana Europea de las Regiones y Ciudades que impulsa anualmente el Comité Europeo de las Regiones.

Durante su intervención, la consejera explicó los mecanismos puestos en marcha por la Junta de Andalucía para incorporar los ODS de forma horizontal a sus políticas públicas, poniendo a las personas en el centro de la toma de decisiones y con el objetivo de no dejar a nadie atrás.

Asimismo, el lunes 7, en la sede de la AACID, la titular de Igualdad presidió la Comisión y el Consejo Andaluz de Cooperación para el Desarrollo, órganos colegiados de asesoramiento y fiscalización de la actividad de la Junta de Andalucía en materia de cooperación para el desarrollo.

Tras la deliberación de sus integrantes, la Comisión y, posteriormente, el Consejo acordaron por unanimidad la aprobación del III Plan Andaluz de Cooperación para el Desarrollo (PACODE) 2020-2023, que tendrá como objetivos contribuir a la lucha contra la pobreza y la promoción del desarrollo humano sostenible durante los próximos cuatro años, de acuerdo con lo dispuesto en el Estatuto de Autonomía de Andalucía y la Ley andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo.

Para el desarrollo de este proceso, la AACID ha puesto en marcha durante los últimos meses, con el acompañamiento del PNUD, un proceso participativo denominado “Diálogos de Andalucía”, mediante el que se ha estimulado la participación de los agentes andaluces de la cooperación (organizaciones no gubernamentales, entidades locales, universidades, sindicatos y empresas) a través del diálogo y la integración de las diferentes sensibilidades y visiones de estas organizaciones, y de la ciudadanía andaluza.

Este nuevo PACODE toma como referencia los postulados de la Agenda 2030 asumidos previamente por España, y pone en el centro a las personas como eje de todas sus estrategias. Se establecen objetivos para contribuir a la satisfacción de las necesidades básicas de la población, con especial incidencia en las capas más desfavorecidas, y a la formación y capacitación de sus recursos humanos para promover un desarrollo social y económico sostenible.

En el nuevo marco de planificación que comienza destacan como instrumentos clave: la convocatoria de proyectos para ONGD, que da continuidad a las sucesivas convocatorias anuales, una nueva convocatoria, en régimen de concurrencia competitiva, para Universidades que se lanzará lo largo del primer año de vigencia del plan, un apoyo decidido por la I+D en la cooperación al desarrollo y la puesta en marcha de un Fondo de Emergencias y Acción Humanitaria, para agilizar y mejorar la eficacia de la ayuda en contextos de crisis o desastres ambientales.

Por otra parte, el Plan impulsará la Educación para el Desarrollo a través entre otros de un programa de actuación conjunto con la Consejería de Educación y Deporte, también promoverá acciones de sensibilización a la sociedad andaluza y difusión sobre la Agenda, su papel en la lucha contra la pobreza y la desigualdad en el mundo, con llamamientos a la acción individual y colectiva y sobre las desigualdades internacionales que padecen otros pueblos y grupos sociales, y facilitará la creación de cauces para la participación y la solidaridad social en las acciones de cooperación.