DestacadosECONOMIA

La CE rebaja su previsión de crecimiento para España este año y la sitúa en el 1,9%

ce previsiones españa

En 2020 sitúa su previsión en el 1,5%

La Comisión Europea ha revisado a la baja sus previsión de crecimiento para España, situándolas en el 1,9% para este año y en el 1,5% para el año 2020.

Las Previsiones Macroeconómicas de Otoño proyectan que el déficit público sea del 2,3% del PIB este año, la misma que en mayo, y que en 2020 baje al 2,2%, dos décimas por encima de sus últimas estimaciones.

“La economía europea está en su séptimo año consecutivo de crecimiento, y se prevé que su expansión prosiga en 2020 y 2021. Los mercados de trabajo se mantienen fuertes y sigue disminuyendo el desempleo. Pero el entorno exterior se ha tornado mucho menos favorable, y la incertidumbre va en aumento. Esto afecta sobre todo al sector manufacturero, que además afronta cambios estructurales. El resultado es una economía europea que parece dirigirse a un prolongado período de crecimiento más discreto y débil inflación”, apunta el ejecutivo.

En la zona del euro, se prevé que el producto interior bruto (PIB) crezca un 1,1% en 2019 y un 1,2% en 2020 y 2021. Con respecto a las previsiones económicas de verano de 2019 (publicadas en julio), el crecimiento previsto se ve reducido en 0,1 puntos porcentuales en 2019 (a partir de un 1,2%) y 0,2 puntos porcentuales en 2020 (a partir de un 1,4%). En el conjunto de la UE, se prevé un aumento del PIB de 1,4% en 2019, 2020 y 2021. También en este caso se revisa a la baja con respecto al verano la cifra prevista para 2020 (1,6%).

Según Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, “pese a las crecientes dificultades, en los dos próximos años todas las economías de la UE continuarán su expansión. Los fundamentos de la economía de la UE son sólidos: el desempleo está en su nivel más bajo desde principios de siglo, y el déficit agregado se sitúa por debajo del 1% del PIB. Pero las dificultades que se avecinan no dejan lugar para la complacencia. Habrá que recurrir a todos los instrumentos políticos para reforzar la resiliencia de Europa y apoyar el crecimiento”.