DestacadosEMPRESAS

Enel Green Power conecta a la red sus seis nuevas plantas en Extremadura

egpe endesa extremadura

Con una capacidad de 42 MW cada una, han supuesto una inversión de 200 millones

Enel Green Power España (EGPE), la filial de energías renovables de Endesa, ha conectado a la red las seis nuevas plantas solares fotovoltaicas de 42 megavatios cada una (252 MW) que ha terminado de construir en Extremadura, y que han supuesto una inversión total de 200 millones de euros. Endesa conecta así a la red el total de proyectos solares que tenía adjudicados en la subasta de 2017 (339 MW), seis plantas en Extremadura y una en Totana (Murcia), que se conectó en septiembre.

José Bogas, consejero delegado de Endesa, ha afirmado que “la puesta en funcionamiento de este proyecto supone un hito para la compañía, no solo porque se trata de un parque construido en un tiempo récord, sino porque se han utilizado técnicas y sistemas de construcción de alta tecnología muy novedosos en España. Se trata de un paso más en el compromiso de Endesa con la producción de energía limpia, uno de los pilares de la política nacional de transición energética”.

Las tres instalaciones fotovoltaicas de Endesa en Logrosán -Baylio, Dehesa de los Guadalupes y Furatena- tienen una potencia de más de 42 megavatios cada una (127 MW en total), y para su construcción se han invertido aproximadamente 100 millones. Estas instalaciones solares están compuestas por alrededor de 372.000 módulos, y tienen capacidad para generar más de 240 GWh por año, evitando la emisión anual de aproximadamente 158.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Por su parte, las tres plantas solares de Endesa en Casas de Don Pedro y Talarrubias -Navalvillar, Valdecaballero y Castilblanco- tienen una potencia de más de 42 MW cada una, y para su construcción se han invertido otros 100 millones aproximadamente. Estas instalaciones solares, compuestas por más de 372.000 módulos, tienen capacidad para generar aproximadamente 250 GWh por año, evitando la emisión anual de más de 164.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.