El crecimiento del volumen de negocio, junto a la reducción de los riesgos dudosos y de los activos adjudicados, y la moderación de los gastos de explotación, contribuyen al aumento de los resultados, mejora de la eficiencia y a elevar la solvencia en el tercer trimestre del año.