DestacadosEMPRESASMOTOR

Por primera vez en 55 años, Ford amplía la gama Mustang

FORD MUSTANG MACH-E

Lleva al famoso pony a la era eléctrica con el Mustang Mach-E

Por primera vez en 55 años, Ford amplía la familia Mustang, llevando al famoso pony a la era eléctrica con el Mustang Mach-E, un nuevo SUV totalmente eléctrico.

Cuando llegue a finales de 2020, el Mustang Mach-E estará disponible con opciones de baterías estándar y de autonomía extendida, ya sea con tracción trasera o tracción total accionada por motores de imanes permanentes. Equipado con una batería de autonomía extendida y tracción trasera, el Mustang Mach E tiene una autonomía de conducción puramente eléctrica de hasta 600 km, de acuerdo con el Procedimiento Armonizado Mundial de Pruebas de Vehículos Ligeros (WLTP, por sus siglas en inglés).

En las configuraciones de autonomía extendida con tracción total, el Mustang Mach-E apunta a una potencia de 337 CV y un par de 565 Nm2. Ford también ofrecerá una versión especial performance. El Mustang Mach-E GT tiene como objetivo una aceleración de cero a 100 km/h en menos de 5 segundos, así como una potencia estimada de 465 CV y 830 Nm de par.

“El Mustang Mach-E es uno de los vehículos más emocionantes que Ford ha presentado jamás”, ha asegurado Stuart Rowley, presidente de Ford Europa. “Este vehículo totalmente eléctrico es único, pero sigue siendo, inconfundiblemente, un Mustang, y llega en el momento preciso para los usuarios en Europa”.

Tres modos de conducción únicos

Ofrece tres modos de conducción únicos -Whisper, Engage y Unbridled- que ofrecen una dinámica de conducción de alta precisión y una experiencia sensorial única. Sus características incluyen una capacidad de respuesta de vehículo personalizada, con controles de dirección más deportivos, iluminación ambiental, sonidos ajustados a una auténtica experiencia totalmente eléctrica y animaciones dinámicas en el panel de instrumentos vinculadas al comportamiento de conducción.

Cuando el vehículo arranca, un nuevo sistema de tracción total Mach-E 4X aplica un par independiente a los ejes delantero y trasero para ofrecer una aceleración impresionante y un mejor manejo del modelo de tracción trasera. Ford ha ajustado este sistema para proporcionar una excelente tracción en carretera, probando rigurosamente el vehículo en terrenos mojados y nevados para ayudar a mantener el control en superficies resbaladizas.

Además de su excelente aceleración, el Mustang Mach-E estará disponible con las nuevas pinzas de freno de aluminio Flexira de Brembo, que mantienen la funcionalidad de una pinza fija al tiempo que se diseñan con las dimensiones de una pinza flotante. El Mustang Mach-E GT también está equipado con el sistema de amortiguación MagneRide, una tecnología de suspensión adaptable que permite a los conductores abrazar la carretera mientras proporcionan una conducción emocionante y cómoda.

Sorpresa bajo el capó

El Mustang Mach-E oculta otra sorpresa bajo su capó: una unidad de almacenamiento frontal de maletero drenable. Con 100 litros de espacio de almacenamiento, el maletero delantero es lo suficientemente grande como para guardar cómodamente el equivalente a una maleta de mano.

Y como es drenable, es un espacio útil para guardar ropa deportiva mojada o embarrada, botas de montaña o accesorios de playa.

Tecnología de batería

El Mustang Mach-E estará disponible tanto en autonomía estándar (batería de ion-litio de 75,7 kWh) como en con autonomía extendida (batería de 98,8 kWh) que tiene una autonomía de conducción WLTP de hasta 600 km con su configuración de tracción trasera.

Estas avanzadas baterías cuentan con 288 celdas de ion-litio para la especificación de autonomía estándar y 376 celdas de ion-litio para la especificación de autonomía extendida. Diseñada para ayudar a maximizar el espacio interior y contribuir a optimizar la dinámica de conducción con un centro de gravedad bajo, la batería está situada en el suelo entre los dos ejes del vehículo, y ha sido probada a temperaturas extremas de hasta -40 grados centígrados.

Las baterías están aseguradas dentro de un estuche impermeable rodeado de una protección de absorción de impactos. La batería utiliza un avanzado sistema de calentamiento y enfriamiento de líquidos activos para regular las temperaturas y optimizar el rendimiento en condiciones climáticas extremas y mejorar los tiempos de carga.