ECONOMIA

La CE decide retirar parcialmente el acceso preferencial de Camboya al mercado de la UE

ce camboya mercado ue

Debido a las “graves y sistemáticas violaciones” de los principios de los derechos humanos

La Comisión Europea ha decidido retirar una parte de las preferencias arancelarias concedidas a Camboya en virtud del régimen comercial de la Unión Europea ‘Todo menos armas’, debido a las “graves y sistemáticas violaciones” de los principios de los derechos humanos consagrados en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

La retirada de las preferencias arancelarias -y su sustitución por los aranceles normales de la UE, los de “nación más favorecida”- afectarán a determinados productos de la confección y el calzado, así como a todos los artículos de viaje y al azúcar. La retirada asciende a aproximadamente un quinto, o 1.000 millones de euros de las exportaciones anuales de Camboya a la UE. A menos que el Parlamento Europeo y el Consejo se opongan, esta decisión surtirá efecto el 12 de agosto de 2020.

Josep Borrell, alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidente de la Comisión Europea, ha declarado que “la duración, la magnitud y el impacto de las violaciones de los derechos a la participación política y de las libertades de expresión y de asociación por parte de Camboya no han dejado a la Unión Europea más opción que retirar parcialmente las preferencias comerciales. La Unión Europea no va a permanecer impasible mientras se socava la democracia, se restringen los derechos humanos y se acalla el libre debate. Nuestra decisión de hoy refleja nuestro firme compromiso con el pueblo camboyano, con sus derechos y con el desarrollo sostenible del país. Para que se restablezcan las preferencias comerciales, las autoridades de Camboya deben adoptar las medidas necesarias”.

Phil Hogan, comisario de Comercio, ha afirmado que “la Unión Europea se ha comprometido a apoyar el desarrollo económico y social de Camboya a través de las preferencias comerciales. No obstante, para nosotros, el respeto de los derechos humanos es innegociable. Reconocemos los progresos realizados por Camboya, pero sigue habiendo motivos de preocupación. Nuestro objetivo es que las autoridades camboyanas pongan fin a las violaciones de los derechos humanos, y continuaremos trabajando con ellas para conseguirlo”.