Recuerdo la primera vez que llevaba a mi hija recién nacida en el coche. El trayecto era desde el hospital hacia casa. No recuerdo cuántas veces miré por los retrovisores, pero fueron bastantes. Era una sensación de querer controlar la situación y llegar al destino en perfectas condiciones. Se parecía al día del examen del carnet de conducir en el que estaba pendiente de todos los detalles. En tu caso, ¿mirabas al retrovisor? ¿te acuerdas?

Hoy quiero invitarte a que conozcas el “efecto retrovisor” en la toma de decisiones financieras, es decir, las decisiones que tomamos basándonos en lo que ha ocurrido en el pasado y pensamos o esperamos que van a ocurrir en el futuro. Para ello, vamos a tomar el informe de Inverco ‘Las instituciones de inversión colectiva y los fondos de pensiones. Informe 2019 y perspectivas 2020’, publicado el pasado 12 de febrero de 2020. Subrayo lo siguiente:

• Registro histórico de patrimonio en fondos de inversión, alcanzaron la cifra de los 276.557 millones de euros.

• Los fondos de inversión nacionales consiguieron en 2019 la mejor rentabilidad acumulada a cierre de año de la serie histórica, una media del 7,2% anual.

• Los planes de pensiones cerraron 2019 con la mejor rentabilidad de la serie histórica a cierre de ejercicio, con un 8,8% de media en el año.

Es decir, un buen año 2019 con resultados que han hecho historia. Sin embargo, no todos los partícipes se han visto beneficiados a nivel particular, como consecuencia de lo acontecido en el ejercicio 2018. Ese año 2018, los fondos de inversión registraron una caída media del 5% anual en la serie histórica, provocando reembolsos elevados en el último trimestre, a pesar de haber conseguido suscripciones netas en el año por valor de 8.410 millones de euros. En lo que respecta al ejercicio 2019, las suscripciones netas fueron de 1.613 millones de euros, o lo que es lo mismo, apenas se compró o suscribió el 20% respecto al año anterior en el mejor año de los fondos de inversión.

¿Por qué suceden este tipo de comportamientos? Una de las razones es el “efecto retrovisor”: los malos resultados del 2018 provocaron que se esperasen los mismos resultados para el año siguiente y decidimos quedarnos fuera, no compramos. Finalizado el año 2019, un ejercicio que recordaremos, volvemos a comprar y entrar en el mercado. Lo observamos en los datos de las suscripciones netas del mes de enero de 2020, que ha registrado entradas por valor de 1.566 millones de euros, prácticamente, como todo el 2019 (recordemos que cuando alguien suscribe o compra participaciones de un fondo de inversión es porque otro alguien se las ha vendido, es un juego de suma cero).Una ayuda en la toma de decisiones financieras es ir acompañado de un profesional. Imagina que vas a realizar un viaje de largo recorrido, que sabes dónde estás y a dónde quieres llegar. Planificarlo juntos te va a permitir estar más seguro y tranquilo, anticipar la manera en la que te comportarás y actuarás cuando los imprevistos tengan lugar, conseguir llegar a tu meta y disfrutar en el camino.

Es una forma de invitarte a pensar en el largo plazo y que tu esfuerzo, materializado en ahorro, se gestione acorde a tus necesidades y objetivos. En la toma de decisiones el “efecto retrovisor” está presente, pero lo podemos evitar con una Planificación Financiera Personal en la que tú seas el protagonista y mirar hacia adelante.

 

Juan Francisco Martín Báñez WEB Juan Francisco Martín Báñez

European Financial Advisor (EFA)

LinkedIn: Franciscomartinbañez

 

Artículo incluido en la revista de marzo de Agenda de la Empresa