En contraste con los 34 millones de euros que ganó en el mismo periodo de 2019

 – Indra registró unas pérdidas netas de 75 millones de euros en el primer semestre de 2020, en contraste con los 34 millones de euros que ganó en el mismo periodo de 2019, debido al impacto de la crisis del Covid-19, según ha informado este jueves la compañía, que ha elevado un 8,1% la contratación y ha alcanzado un nuevo récord de cartera tras crecer un 15,3%.

Entre enero y junio, las ventas de Indra se redujeron un 4% (-1,5% en moneda local), hasta los 1.484 millones de euros, debido principalmente a la caída de la división de Transporte y Defensa. Además, el tipo de cambio contribuyó negativamente en 38 millones de euros en el primer semestre de 2020.

Por el contrario, la contratación neta de Indra se elevó un 8,1% (+11,4% en moneda local) en el primer semestre, hasta los 2.087 millones de euros, mientras que la cartera de pedidos volvió a superar su máximo nivel histórico tras alanzar los 5.094 millones de euros, lo que representa una subida del 15,3%.