Especial Agenda de la Empresa

 

 

Decía Gardel que “veinte años no es nada”, quizás no lo sean, pero sí es cierto que veinte años dan para mucho. Veinte años de ilusiones y proyectos. Años de reivindicaciones, objetivos cumplidos y otros por cumplir.

Haciendo un repaso por lo que han significado, no puedo dejar de reflejar mi trayectoria, la cual se entreteje con las de miles de mujeres empresarias de Andalucía. Mujeres que desde un principio hemos apostado y luchado juntas porque nuestra profesionalidad tuviera la visibilidad y el lugar que nos merecíamos dentro del tejido empresarial.

Es por lo que el asociacionismo ha sido la clave fundamental en este recorrido, ya que sin él nuestras voces hubieran quedado diluidas.

Años antes de que FAME viera la luz en el 2000, apenas existían asociaciones de mujeres empresarias en las provincias andaluzas, concretamente en Almería no existió hasta 1994. En este año nace ALMUR, fruto de la necesidad que un grupo de mujeres empresarias, partícipes de las empresas más relevantes de la provincia de Almería y que compartíamos las mismas inquietudes de asociarnos y decirle al tejido empresarial almeriense que estábamos en él, que importábamos y queríamos ser visibles.   Desde ALMUR, las empresarias queríamos dar muestra de nuestra importancia y pertenecer a las organizaciones empresariales para tener una representación relevante en ellas disponiendo de voz y voto. Es por lo que trabajamos para hacernos un hueco en ASEMPAL (Asociación de Empresarios de la Provincia de Almería), donde se consigue una vicepresidencia y una vocalía en la junta directiva, llegamos a la Cámara de Comercio formando igualmente parte de los órganos más representativos, puestos hasta en ese momento solamente ocupados por hombres. Esta proyección nos ofrece ampliar nuestra red de contactos, estrechamos relaciones con asociaciones de empresarias de Andalucía como la de Sevilla o Huelva y con otras de carácter nacional como la organización OMEGA. Esto supone un punto de inflexión en nuestra trayectoria ya que nos permite conocer el resto de tejido empresarial femenino español y su modelo organizativo.

Es a raíz de estos encuentros cuando reconocemos que Andalucía necesita conformar una Federación de mujeres empresarias para unirnos en una sola voz y a través de la cual diéramos impulso a las asociaciones existentes, se unificaran provincias y se crearan nuevas asociaciones allá donde no existieran. Una Federación que nos representara a todas, desde las empresas más pequeñas hasta las de más calado nacional e incluso internacional. Todo ello sin olvidar nuestro objetivo principal, que como ya he citado era la visibilidad y obtener en las organizaciones voz y voto en puestos de representación tanto empresarial como social, y para ello nos quedaba entrar a formar parte de la Confederación de Empresarios de Andalucía, CEA, donde conseguimos estar en su máximo órgano de representación, y no como empresa particular que era lo usual, sino como representante de todas las asociaciones de mujeres empresarias.

FAME sigue creciendo y consigue que las 8 provincias andaluzas tengan representación dentro de ella, alcanzando de esta manera nuestro objetivo de representar a las empresarias de toda Andalucía e integrarlas en el tejido empresarial andaluz. Y no solo nos quedamos en Andalucía, ya que conseguimos que por primera vez las mujeres tuvieran representación en la Confederación Nacional CEOE. Tener representación en todas estas instituciones no fue tarea fácil, puesto que no se trataba de ser un número más dentro de las listas de empresas que las formaban, sino que debíamos realzar la figura de las empresarias, concienciar a los miembros que las constituían que teníamos otras necesidades y que no podíamos pasar desapercibidas entre los grandes engranajes empresariales.

Por lo que ahora teníamos la responsabilidad de mantener el equilibrio para mantener nuestra independencia y representación institucional a la vez que proseguir nuestra lucha en la igualdad.

Muchas acciones son las llevadas a cabo en todos estos años por las empresarias que formamos o hemos formado parte de FAME, una trayectoria de veinte años durante los cuales nuestra Federación se ha ido transformando y adaptando a las nuevas necesidades de las empresarias, pero siempre teniendo el mismo objetivo que es trabajar por y para las mujeres tanto en beneficio de sus empresas como en la lucha para conseguir la igualdad en la sociedad.

FAME tiene que seguir en la batalla de continuar abriendo camino para otras empresarias con nuevas empresas, motivarlas para que cojan el testigo y garanticen la continuidad de este legado, ya que aún queda mucho camino que recorrer, cubrir muchas necesidades y carencias de igualdad tanto en la sociedad como en el mundo empresarial y por consiguiente en las organizaciones que lo representan.

Por lo tanto, FAME debe fijar su nueva misión, una nueva hoja de ruta adaptada a los nuevos tiempos, que sea capaz de garantizar esta continuidad. Y estoy segura de que lo hará como hasta ahora, con la misma energía y motivación y pasarán otros veinte años lleno de logros y éxitos para todas ya que FAME es una federación viva, actual, con capacidad de adaptación y sobre todo con muchísima profesionalidad e ilusión.

Veinte años no es nada, pero sí han dado para mucho. ¡Por veinte años más!

 

Mª. José Navarro Pinto Maria José Navarro WEB opinion

Presidenta Fundadora de FAME 2000-2008