Baleares, Comunidad de Madrid y Castilla y León, las comunidades más optimistas sobre el sector inmobiliario. La percepción más negativa se registra en La Rioja y Asturias.