IDEAS

Córdoba, referente nacional e internacional en el sector joyero

La gran tradición que el sector de la fabricación de joyería y platería cuenta en Córdoba ha hecho posible que en nuestros días, alrededor del 60% de los artículos que se elaboran en nuestro país, tengan su origen en los numerosos talleres y fábricas ubicadas en la capital cordobesa. Esta tradición se remonta más allá de los años de dominación de los romanos, cuando la explotación de diversas minas de plata y oro existentes en nuestra sierra hizo posible el impulso de la elaboración de joyas en la ciudad.

Rafael Marín
Rafael Marín

A día de hoy, Córdoba continúa siendo un referente, no sólo a nivel nacional, sino también internacional, en lo que a fabricación de joyería se refiere. Como muestra ineludible de esta elevada concentración y tradición sectorial, a mediados de 2005, se inauguró en Córdoba el Parque Joyero, moderno complejo industrial que, por su gran magnitud, acoge a más de un centenar de firmas dedicadas de una manera u otra a la fabricación y comercialización de joyería. Este gran complejo, único en nuestro país por sus características y dotado con las más modernas y eficaces medidas de seguridad, cuenta con una superficie superior a los 180.000 metros cuadrados, de los cuales, casi 150.000 corresponden a las diferentes edificaciones que alberga en el interior de sus muros. Más de 130 módulos para empresas, casi 200 locales de reducidas dimensiones y otros edificios singulares, tales como Servicios Generales -centro neurálgico del Parque-; restaurante, Pabellón de exposiciones, centro de formación, etc. conforman el Parque Joyero.

Centrándonos en la situación actual del sector, no cabe duda de que éste se está viendo seriamente afectado por la grave situación de crisis generalizada que nos está tocando vivir, si bien es significativo el hecho de que, a pesar de ser un sector que, por su naturaleza y la del producto que comercializa, debería ostentar un mayor número de empresas desaparecidas, como en otros sectores está sucediendo, no se encuentra ni mucho menos a la cabeza en este dato tan negativo. Las grandes firmas están manteniendo unas cifras de negocio aceptables gracias a la exportación de sus productos, y muchas de las pequeñas se ven también beneficiadas de esta circunstancia teniendo en cuenta que en el sector de la fabricación de joyería, es práctica habitual la subcontratación de diversas fases de producción, con lo cual, hay pequeñas firmas que gran parte de su actividad se limita a la elaboración de determinados trabajos encargados por otras firmas, normalmente de mayor calado y entidad empresarial. Hay otro factor que hoy día, está provocando que determinadas empresas del sector tengan una fortaleza adicional, y es la implantación de marcas y colecciones dentro de su producción. Concretamente en el Parque Joyero hay algunas de estas firmas que, a través de esas marcas propias y de la acertada difusión de la misma, están consiguiendo establecerse en muchos de los denominados mercados emergentes, con lo cual, no se limitan al mercado doméstico y esa diversificación les está permitiendo atravesar la actual difícil situación de manera bastante satisfactoria.

En lo que al Parque Joyero se refiere, una de las labores en las que más se ha estado trabajando también en los últimos meses es precisamente buscando esa diversificación, en este caso, sectorial. Es decir, se ha estado trabajando en la eliminación de las diferentes trabas, fundamentalmente de carácter administrativo, con las que se concibió y que inicialmente limitaban la actividad de las empresas que se instalaban sólo a la joyería o a industrias afines a la misma. Hoy día, esas trabas no existen y de hecho, son ya diversas las empresas de otros sectores, tales como informática, seguros, publicidad e incluso unos laboratorios, las que cuentan con instalaciones propias en el Parque joyero. Igualmente el complejo dispone de pequeños locales, en propiedad de terceros, la mayoría de ellos en alquiler, y también están siendo ocupados por empresas que requieren una pequeña presencia en un centro de estas características, o también por jóvenes empresas que están iniciando sus actividades y buscan espacios reducidos para establecerse, al menos en un principio.

Hay un factor muy importante y que, sin lugar a dudas, dotaría de un mayor añadido al propio Parque Joyero como sería la conversión del actual pabellón de exposiciones, propiedad a día de hoy de BBK-CajaSur, como Centro Oficial de Convenciones y Exposiciones de Córdoba, cuestión por la que el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de la ciudad está haciendo una firme apuesta. Sería muy importante el desarrollo de este proyecto, tanto para el propio Parque y sus empresas como, y principalmente, para la ciudad, que en la actualidad adolece de unas instalaciones adecuadas para el desarrollo de actividades expositivas y feriales, con lo cual, sería un tema de interés general para Córdoba.

Rafael Marín Castilla, Director del Parque Joyero de Córdoba