“En el mes de octubre, la tasa de morosidad en Andalucía se ha reducido en un 37,5%, pero  siguen siendo muchos los autónomos que no pueden afrontar sus compromisos con proveedores o que no cobran de sus clientes por la bajada de ventas y por la falta de financiación”, según UPTA Andalucía.

En base a los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en octubre de 2013 el número de efectos comerciales impagados en Andalucía ha sido de 30.712.462 de euros, lo que supone un descenso del 37’5% con respecto al mismo mes del año pasado. Andalucía, así se muestra dentro en la media nacional, que se ha situado en 36,4 %. El importe medio de los efectos de comercio impagados es de 1.503 euros a nivel nacional, lo que indica que afectan de manera especial a los trabajadores autónomos y a las más pequeñas empresas.

Para UPTA Andalucía, esta evolución parece demostrar que mejora de forma sustancial el nivel de morosidad entre empresas “y con ello se da un respiro en las dificultades de liquidez que venían sufriendo especialmente los autónomos”. Aunque ya el porcentaje de impagados sobre vencidos responde a la normalidad, “sin embargo puede considerarse que este resultado no proviene tanto de una mejora financiera de las empresas, sino del menor nivel de actividad económica y por lo tanto de transacciones comerciales”, han explicado. “No obstante, con el final de año, en el que muchas Administraciones realizan pagos y con la tercera y última fase del Plan de Pago a Proveedores esperamos que la tasa de morosidad se reduzca algo más para final de 2013. Este Plan, ha supuesto un importante balón de oxígeno para proveedores de los ayuntamientos andaluces, el 97,5 %e los cuales son pequeñas y medianas empresas (pymes) y principalmente autónomos”.