Olvidado, abandonado… Esperando su momento. Un extraño “aparato” con apenas un poco de madera, ruedas y un volante: el P1. 116  años después, esta joya ve la luz.

Aparece por sorpresa el auténtico primer Porsche
Aparece por sorpresa el auténtico primer Porsche

Olviden el 936 o los bocetos del Proyecto Escarabajo. Ferdinand Porsche fue todo un pionero en el mundo de las 4 ruedas antes incluso de que apareciesen los coches modernos, y el comparador de talleres les cuenta un hallazgo e historia únicos.

A partir de ahora, el Museo Porsche cuenta con un nuevo modelo. Un coche que ha sido hallado en Austria abandonado en una granja y que, ahora, es el foco de interés de todos los amantes de la historia del automóvil. Sólo pesa 130 kg  y ofrece una potencia de 3 CV. En determinados momentos de utilización, alcanzaba los 35 km / h, velocidad que se regulaba por medio de un controlador de 12 velocidades. La autonomía no era despreciable para la época: 80 kilómetros.

Se le podía montar una carrocería  desarrollada por Lohner, lo que permitió que el vehículo se pudiese usar tanto en verano como en invierno.

Diseñado y construido por Ferdinand Porsche, el “Vehículo Eléctrico 1898 Egger-Lohner, C.2 Phaeton”, que es su denominación original, fue uno de los primeros vehículos matriculados en Austria, y rodó por las calles de Viena el 26 de junio de 1898. Sin embargo, ha pasado a conocerse como “P1”, pues es el código que su creador grabó en varios componentes, y que aún puede verse.

¿Rodó de verdad este Porsche primigenio? Pues sí, y Tallerator.es les narra la especial jornada del 28 de septiembre. Ferdinand lo presentó en una exposición en  Berlín en septiembre de 1899. En el marco de este evento se organizó una carrera el citado día. A lo largo de 40 kilómetros nada fáciles (la mitad de los participaron arrojaron la toalla a lo largo de la prueba), el “P1” participó con tres pasajeros a bordo. Ferdinand Porsche condujo su primera “criatura” y se proclamó vencedor con una ventaja de 18 minutos. Además, también fue premiado como el más eficiente, registrando el menor consumo de energía en tráfico urbano.

Ahora, 116 después de su creación, y 5 después de la inauguración del Museo Porsche, nada mejor que celebrar estos aniversarios añadiendo este modelo por primera vez en estreno mundial, a la vez que se reorganiza la exposición permanente. Así, los visitantes se encontrarán con este modelo inédito en la primera parte de su visita.

Recuerden que aunque el 356 fue el primer Porsche de fabricación en serie (1948), ahora la Historia del Automóvil se completa con el primer modelo que Ferdinand construyó: el P1, un eléctrico indispensable para conocer la industria automovilística mundial.