EMPRESAS

Iberdrola adjudica a Navantia contratos por 160 millones de euros

Iberdrola y Navantia han firmado hoy un acuerdo, valorado en 160 millones €, mediante el cual la naviera realizará trabajos para el parque eólico marino (offshore) alemán de Wikinger en sus instalaciones de Puerto Real (Cádiz) y Fene (A Coruña).

 

Ignacio S. Galán, presidente
Ignacio S. Galán, presidente

Se trata de uno de los mayores contratos que IBERDROLA ha adjudicado hasta la fecha a una empresa española en el sector de las energías renovables y representa la entrada de Navantia en un mercado estratégico, como es el de la eólica offshore.

 

Está previsto que cerca de 700 empleados de Navantia se involucren durante los dos próximos años en este proyecto, por lo que el astillero se ha asegurado una importante carga de trabajo durante este período en las citadas instalaciones.

 

Además, esta adjudicación podría propiciar que Navantia participe, en un futuro, en la construcción de nuevos parques eólicos marinos que IBERDROLA promueve en otros países de Europa.

 

Según los contratos rubricados hoy, Navantia construirá desde su astillero de Fene, en la Ría de Ferrol, las 29 estructuras de anclaje (jackets) que se instalarán en otros tantos aerogeneradores de Wikinger. El valor de este acuerdo asciende a 90 millones € y, según los plazos previstos, los pilotes comenzarán a instalarse en el mar en el primer trimestre de 2016, una operación que culminará a finales de verano de ese mismo año.

 

Los astilleros de Navantia en Puerto Real se encargarán, por su parte, de construir y posteriormente instalar en el emplazamiento, la plataforma de la subestación marina del parque alemán. El importe de esta adjudicación asciende a 70 millones € y el plazo de ejecución de los trabajos se extiende hasta la primavera de 2016.

 

Esta estructura de acero tendrá unas dimensiones de 60 metros de largo por 22 metros de ancho y estará formada por dos plataformas de más de 4.800 toneladas de peso. Estas infraestructuras irán situadas, a su vez, sobre un soporte anclado al fondo marino mediante seis pilotes, que tendrán más de 50 metros de altura y pesarán unas 2.400 toneladas.