ECONOMIA

Las solicitudes de patentes caen en España un 4,3% en 2014

Por sexto año consecutivo desde que se inició la crisis, España ha sufrido una nueva caída en la solicitud de registro de patentes, hasta 2.997, según el análisis realizado por la firma PONS Patentes y Marcas Internacional en base a los datos provisionales hechos públicos por la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Desde 2002 no se bajaba de las tres mil solicitudes y esta cifra supone una caída respecto a 2013 de un 4,3%. Cabe señalar, sin embargo, que el ritmo de bajada a cierre del año (4,3%) es menor que el detectado durante el primer semestre del año, donde la caída llegó a alcanzar el 7,1%.

Según la directora general de PONS Patentes y Marcas Internacional, Nuria Marcos, para comprender esta bajada “hay que tener en cuenta que la crisis llega con cierto retraso a esas estadísticas, por lo que este menor ritmo de caída en el segundo semestre en solicitud de patentes podría ser un primer indicativo para un cambio de tendencia. Habrá de nuevo que esperar a los datos de los primeros meses de 2015 para confirmarlo”.

Según apuntan los indicadores provisionales de la Oficina Española de Patentes y Marcas, la situación de las patentes contrasta con la “notable subida” en el capítulo de solicitudes de marca, hasta 49.817, durante los últimos doce meses, lo que supone un 5,8% más que las contabilizadas durante 2013 y un 15% de crecimiento desde que este capítulo tocara fondo en 2009 con 42.750 solicitudes en esta modalidad de protección.

Respecto de las solicitudes de registro de marca comunitaria ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) desde España, válida para todos los países miembro de la UE, los registros muestran de nuevo crecimiento por sexto año consecutivo hasta las 8.848 solicitudes por parte del conjunto de empresas españolas, un 4% más que en el ejercicio anterior y un 37,7% más que las 5.512 que se depositaron ante la OAMI hace 10 años, concretamente en 2004.

Comunidades autónomas

Del análisis pormenorizado segmentado por comunidades autónomas, destaca el hecho de que solo tres regiones presenten crecimientos en esta modalidad de registro en 2014: Madrid (+2.6%), Andalucía (+9.5%) y Cantabria (+3.4%). Es destacable que aunque Catalunya amortigua su caída en el segundo semestre respecto del primero (8.9%), no es suficiente para evitar que Andalucía, con el mayor porcentaje de crecimiento anual, le arrebate por primera vez la segunda posición en este capítulo.

En el plano negativo y teniendo en cuenta su peso relativo respecto al total nacional, sobresale la caída de patentes en regiones como la Comunidad Valenciana (-11.6%), Catalunya (-7.9%), Aragón (-14.6%) y Galicia (-12.2%). También es relevante estadísticamente la caída de Asturias (-29.2%), La Rioja (-16,1%), Castilla-La Mancha (-10.6%) y Canarias (10.4%).

Aunque a nivel nacional el registro de marcas sube casi un 6% y prácticamente recupera las magnitudes habituales previas a la crisis, con 49.817, del estudio pormenorizado a nivel de comunidades autónomas se revela una gran disparidad en la evolución de un capítulo que habitualmente camina en paralelo con la evolución de nuestra economía.

Según los datos publicados por la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), la Comunidad de Madrid refuerza el liderazgo autonómico en número de solicitudes de marca con 12.127 y amplía su distancia respecto a Catalunya, segunda, que solo registra una leve subida del 0.67% hasta las 8.713 marcas. Andalucía, por su parte, cierra este particular “podio” autonómico con 6.500 marcas, un 11,8 por ciento más que en 2013. En conjunto, las tres regiones concentran ellas solas casi la mitad (45%) de las solicitudes de marca en el conjunto del territorio nacional.

Las comunidades con un mayor crecimiento porcentual registrado durante los últimos doce meses correspondieron a Navarra (+35.3%), País Vasco (+16.6%), Castilla-La Mancha (+16.1%), Murcia (14.1%) y Galicia (+13.1%). En el lado opuesto, las regiones con un mayor decrecimiento se localizaron en La Rioja (-11.4%) y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla (-27%).