La Comisión Europea ha aprobado este miércoles las recomendaciones de política económica destinadas a cada país para 2015 y 2016, reclamando medidas nacionales de creación de empleo y estímulo del crecimiento.

En el caso español, las recomendaciones se agrupan cuatro bloques. En el primero piden que se asegure una corrección duradera del déficit excesivo de aquí a 2016 mediante la adopción de las “medidas estructurales necesarias” en 2015 y 2016 y el uso de las ganancias inesperadas para acelerar el reducción del déficit y de la deuda.

Además, piden fortalecer la transparencia y la rendición de cuentas de la región las finanzas públicas, así como mejorar el coste-eficiencia del sector sanitario y racionalizar el gasto farmacéutico hospitalario.

En el segundo bloque recomiendan completar la reforma del sector de las cajas de ahorro, incluyendo las medidas legislativas, además de completar la reestructuración y privatización de los bancos controlados por el Estado.

Como tercer punto, promover la alineación de los salarios y la productividad, en consulta con los agentes sociales socios y de conformidad con las prácticas nacionales, teniendo en cuenta las diferencias en cualificaciones y las condiciones locales del mercado de trabajo, así como las divergencias en la economía de las distintas regiones, sectores y empresas.

Alienta a tomar medidas para incrementar la calidad y la eficacia de la asistencia de búsqueda de empleo y asesoramiento, incluidas como parte de las medidas de la lucha contra el desempleo juvenil. Además, anima a optimizar el ingreso mínimo y el apoyo familiar, así como promover la movilidad regional.

Finalmente, el cuarto punto recomienda eliminar las barreras que impiden el crecimiento de las empresas, aprobar la reforma prevista en los servicios profesionales y acelerar la aplicación de la ley de unidad de mercado.