ECONOMIA

Un lugar donde “acelerar” la ciencia

El Centro Nacional de Aceleradores es un centro mixto de la Universidad de Sevilla, Junta de Andalucía y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Se trata de una Instalación Científico-Técnica Singular, ICTS, dedicada a la investigación interdisciplinar, y por tanto, abierta a usuarios externos. Para ello se emplean 3 aceleradores de iones: un Tándem Van de Graaff de 3 MV, un Ciclotrón que proporciona protones de 18 MeV y deuterones de 9 MeV y un acelerador tipo Tándem Cockcroft-Walton de 1 MV, utilizado como espectrómetro de masas.

PANORAMICA ACELERADOR TANDEMLa aplicación de estos tres aceleradores cubre campos tan variados como ciencias de materiales, impacto medioambiental, física nuclear y de partículas, instrumentación nuclear, tratamiento de imágenes médicas, investigación biomédica e imagen molecular preclínica o datación, entre otras.

Junto a estos tres aceleradores, el CNA dispone de otras tres infraestructuras. Se trata de un escáner PET/CT para personas, un nuevo sistema de datación por radiocarbono llamado MiCaDas, y un Irradiador de Cobalto 60, destinados a diagnóstico por imagen médica en pacientes, datación por Carbono 14 e irradiación en muestras de interés tecnológico y biológico, respectivamente.

Historia

El CNA era objeto en 2002 de unas obras de ampliación de sus instalaciones que le permitirían acoger un segundo acelerador de partículas, en este caso un ciclotrón.

Ya desde 1997 contaba con otro tipo de acelerador de partículas, denominado Tandem, que fue empleado en el estudio, por ejemplo, del tesoro de El Carambolo, de tratamientos alternativos para la osteoporósis o de plantas modificadas genéticamente para el tratamiento de los suelos contaminados de la cuenca del Guadiamar.

La adquisición del ciclotrón fue el motivo de su inauguración por parte del entonces presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves. “Supone un elemento cualitativo muy importante para Cartuja 93, nos coloca a la vanguardia en España y demuestra la apuesta decidida de Andalucía por la investigación y el desarrollo (I+D) en la segunda modernización”, aseguró Chaves en aquel momento.

La particularidad de este nuevo acelerador radicaba en su capacidad para producir isótopos de vida corta que son de especial interés para la técnica PET (Tomografía de Emisión de Positrones) al abrir nuevas expectativas para el diagnóstico en oncología, neurología y medicina cardiovascular, en aquellos casos en los que los estudios convencionales con Flúor 18 no ofrezcan todas las garantías de fiabilidad para los médicos.

2009, décimo aniversario

El centro celebró en 2009 su décimo aniversario proclamando su intención de “aumentar la proyección internacional, incrementar las colaboraciones con las empresas en desarrollos tecnológicos, desarrollar programas de formación de científicos y tecnólogos y mantener su carácter de instalación abierta a investigadores externos”.

Con estos objetivos, el centro de investigación elaboró el Plan Estratégico 2010-2013, en el que se incluía la instalación de un novedoso acelerador para datación por Carbono 14, un laboratorio de irradiación por fotones y un tomógrafo PET de humanos.

En relación con la efeméride, el entonces Rector de la Universidad de Sevilla, Joaquín Luque, valoró “el apoyo de las instituciones que lideran el centro, las cuales siguen apoyando algo en lo que creíamos hace diez años y en lo que seguimos creyendo hoy”.

La conmemoración contó con la presencia del científico ruso Yuri Oganessian, considerado uno de los más destacados físicos experimentales en el campo de la Física Nuclear. El experto disertó sobre los núcleos más pesados, cuyas investigaciones ha aplicado en altas tecnologías de creación de nuevos materiales y la producción de radioisótopos para Medicina y Ecología.

Agencia Internacional de Energía Atómica

En 2010, el Centro Nacional de Aceleradores fue designado por la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA) como centro colaborador, tras la fructífera colaboración científica establecida entre ambos organismos durante los últimos años. 

La OIEA realiza este nombramiento para distinguir a centros especializados que contribuyen al desarrollo de la ciencia y la tecnología en sus líneas de interés. Dicho nombramiento tenía una vigencia de cuatro años, prorrogables por otros cuatro, y aportaba un nuevo aval y reconocimiento a la labor investigadora a nivel nacional e internacional realizada en el CNA, que colaboraró en ambiciosos proyectos de investigación en los campos de la Espectrometría de Masas con Acelerador (AMS) y de las Técnicas de haces de iones (IBA), en su aplicación al medio marino.