El Banco de España ha señalado que tras el aumento del PIB del 0,9% entre enero y marzo, la información coyuntural disponible indica que la actividad “podría experimentar una ligera aceleración adicional en el segundo trimestre, hasta el 1% intertrimestral, que situaría la tasa interanual en el 3,1%.

Según el Boletín Económico de junio, este elevado ritmo de crecimiento, que viene acompañado por una rápida creación de empleo, se produce en un entorno de avance en la corrección de los desequilibrios y de mejoría de las condiciones de financiación, al hilo de las importantes medidas no convencionales de política monetaria adoptadas por el Eurosistema desde mediados del pasado año.

Además, ha apuntado que se estima para 2016 un crecimiento medio anual del 2,7%, tasa igual a la que se proyectó en marzo.

Respecto al IPC, las proyecciones de variación de los precios de consumo “apenas han cambiado en comparación con las que se realizaron en marzo”. Tras terminar el año en valores positivos, la tasa de variación se situaría en el -0,2% en la media de 2015 y se elevaría hasta el 1,3% en 2016.

En el ámbito del mercado de trabajo, el empleo mostró “una cierta aceleración de su ya elevado ritmo de crecimiento en el segundo trimestre”, con un repunte adicional de las afiliaciones a la Seguridad Social en la industria y en los servicios de mercado y con el mantenimiento de tasas altas de creación de empleo en el resto de ramas productivas.

A su vez, el número de parados registrados en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se redujo significativamente (7,8 % en mayo). Con este trasfondo se estima una tasa de variación interanual del empleo en términos de la CNTR en el entorno del 0,9 % en el segundo trimestre y un nuevo descenso de la tasa de paro.