IDEAS

Innovación para consolidar la recuperación

CTA afronta 2016 con optimismo y grandes expectativas. Con el objetivo de acompañar a las empresas en el actual contexto de recuperación económica y de ayudarles a orientar su innovación para obtener los mejores resultados, la Corporación ha mejorado su oferta de servicios relacionados con I+D+i. Así, además de mantener su labor de clúster de innovación y de entidad financiadora de I+D+i, CTA ofrece también ahora un amplio abanico de servicios especializados para ayudar a empresas, Administración y otras entidades a obtener el mayor rendimiento posible de su apuesta por la innovación.

Joaquín MoyaEstamos convencidos de que, como afirma Peter Drucker, “la prueba de una innovación no es su novedad, ni su contenido científico, ni el ingenio de la idea, sino su éxito en el mercado”. Por eso, focalizamos todo nuestro esfuerzo en ayudar a acercar las ideas al talento, el conocimiento al emprendimiento y, finalmente, en llevar el nuevo saber al mercado con éxito.

Nuestro objetivo es convertir la Corporación en el mejor aliado para innovar. Desde servicios de vigilancia tecnológica a evaluación de proyectos de emprendimiento basados en tecnología, pasando por internacionalización de I+D+i o asesoramiento en Compra Pública de Tecnología Innovadora son algunos de los nuevos servicios que ofrecemos. En general, pretendemos solucionar cualquier problema o necesidad que les surja a las empresas y otras entidades en el proceso de la innovación, de principio a fin.

Urge aprovechar la nueva coyuntura económica de recuperación y ayudar a las empresas a asumir la cultura de la innovación. En los últimos cuatro años, las consecuencias de la crisis han hecho perder demasiado de todo el esfuerzo realizado. Desde 2005, la apuesta decidida de la Junta de Andalucía, secundada por la iniciativa privada, comenzó a transformar rápidamente las deficientes cifras de I+D en la región, llegando a duplicarse el gasto en I+D en poco tiempo. Sin embargo, los envites de la crisis económica han hecho que acumulemos ya cuatro años de continuos descensos. Es vital reaccionar con agilidad para no echar por la borda todo el esfuerzo realizado. Una vez iniciada la apuesta por la innovación, la mayoría de las empresas ha luchado para mantenerla convencidas de su utilidad, pero esto no ha sido suficiente para continuar creciendo al ritmo necesario para acercarnos a la media europea.

Andalucía, con 1.465 millones de euros y un 11,4% del total nacional, se ha consolidado como la tercera comunidad con mayor gasto en I+D en valores absolutos, pero su intensidad en I+D (1,03% del PIB) todavía está muy lejos del objetivo europeo del 3% para 2020 y que ya hay países europeos que han conseguido. Además, el peso público (dos tercios del gasto andaluz en I+D) todavía es demasiado elevado mientras que la iniciativa privada apenas representa un tercio del gasto, cuando el reparto en los países más competitivos es justo a la inversa.

La Corporación, que ha cumplido en 2015 su primera década, quiere acompañar a las empresas andaluzas en ese reto. Andalucía cuenta con las capacidades científico-tecnológicas necesarias y con un tejido empresarial que, aunque necesita ganar dimensión y crecer en los mercados internacionales, tiene potencial para afrontar el desafío. El marco europeo del Horizonte 2020 plantea grandes oportunidades para hacerlo, desde la nueva óptica de un esfuerzo compartido público-privado y buscando las alianzas necesarias. Sumemos fuerzas para continuar creciendo.

 

Joaquín Moya-Angeler

Presidente de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)