EMPRESAS

Mantenimiento mecánico, cuarto curso de la Escuela Industrial CLC

La Escuela Industrial CLC, promovida por la Fundación Cobre Las Cruces (FCLC), ha puesto en marcha su cuarto curso dirigido a desempleados de las localidades de Gerena, Guillena, Salteras y La Algaba. Tras las tres experiencias desarrolladas, el curso de Electroinstrumentista, el curso de Técnico de Gestión Medioambiental en la Industria y el de Operador de Planta Industrial, en esta ocasión la formación es de Mantenimiento Mecánico.

Con 20 alumnos seleccionados de entre todas las solicitudes recibidas aplicando un sistema de valoración, cuenta con una parte teórica de 365 horas que se desarrollarán principalmente en aulas de Gerena, hasta finales de enero de 2017. Posteriormente, los alumnos realizarán un periodo de prácticas en empresas del sector industrial que tendrán una duración de tres meses.

El desarrollo de los contenidos y la coordinación y gestión del curso corre a cargo de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Sevilla, que aporta su potente estructura formativa, así como instalaciones para parte del programa teórico.

El curso se divide en dos partes principales. La primera de ellas, formación troncal, se compone de tres apartados que son mejora de la empleabilidad, competencias digitales e inglés. Respecto a la segunda parte, se centra en formación específica de mantenimiento mecánico y versará sobre Mecánica de Calderería, Mecánica de Ajustes, Mantenimiento Mecánico y Sistemas hidráulicos y neumáticos.

Con este curso, la Fundación inicia una nueva etapa de la Escuela Industrial, en la que se incorporan como colaboradores de la iniciativa cinco empresas patrocinadoras. Las cinco, AOMSA, Codisevand, Grupo Soil, San Martín Logística Minera y Nalco water, son contratistas de Cobre Las Cruces, para las que realizan labores de gran relevancia para la operación minera y la posterior elaboración de cobre.

La Escuela Industrial CLC es una de las actuaciones más relevantes de la Fundación. En los tres cursos ya impartidos se han formado 70 alumnos y el dato de empleabilidad, del 62%, es el mejor aval para este proyecto que se puso en marcha a final de 2014. Los alumnos de la Escuela han accedido a puestos de trabajo en varias empresas del sector industrial, incluida CLC.

La Escuela busca contribuir a la reducción del desempleo, facilitando formación en especialidades profesionales que responden a las necesidades reales de las empresas del sector industrial. La propia experiencia de la compañía minera ha detectado que las empresas del sector industrial tienen necesidades de incorporación de personal para tareas muy determinadas para los que no existe una bolsa de candidatos que respondan al perfil requerido. Esta carencia es la base sobre la que quiere actuar la Escuela Industrial, en coherencia con las actuaciones de Responsabilidad Social Corporativa de Cobre Las Cruces.